Elección de decano en
Ciencias Agrarias de la UNJu

Ingeniera Miriam Serrano.

Ingeniera Miriam Serrano.

La lista Blanca, que postula a la ingeniera Miriam Serrano, propone una facultad más participativa y sin clientelismos.

La candidata a consejera de la Lista Blanca, ingeniera Miriam Serrano, explicó que docentes, alumnos, egresados y no docentes, “hemos conformado, desde hace un tiempo, un grupo de trabajo que tiene la legítima aspiración y la capacidad acumulada para conducir la Facultad en el período 2010-2014. Este desafío –agregó- se ha ido construyendo sobre propuestas y porque estamos disconformes con las dos últimas gestiones de gobierno en la FCA, que se han limitado a cumplir objetivos burocráticos para beneficiar sólo a los amigos, sin acompañar muchas de las iniciativas y acciones gestadas desde el Rectorado y sin mostrar ideas propias sobre que profesionales necesitamos, cuales roles debemos cumplir y para atender a quiénes”.

La candidata estimó que “más allá de las apariencias, la FCA ha estado ausente de la discusión y los debates que son prioritarios para la sociedad de Jujuy. No ha tenido posiciones claras y definidas frente a temas claves como el ordenamiento territorial, el impacto ambiental de la megaminería, la problemática rural, la calidad de los alimentos, la situación de inequidad de los pueblos originarios y organizaciones sociales, la renta de la agricultura, entre otras. Esta falta de posición, de expresión y de visión institucional, es inaceptable, porque tenemos la obligación de formar profesionales idóneos y comprometidos que tendrán que asumir responsabilidades y proponer soluciones en cuestiones tan trascendentes como las ambientales, la seguridad alimentaria, la producción sustentable, el aprovechamiento de los recursos y la conservación de la biodiversidad para garantizar bienestar con equidad, más allá de los declamatorios discursos individualistas y exitistas basados solo en la productividad”, resaltó.

Remarcó que ante la ausencia absoluta de políticas como las señaladas, “las mismas deben construirse con la participación amplia de todos, respetando las  críticas y los cuestionamientos y valorando las mejores opiniones e ideas, situación que en los últimos años no ha dado. Por el contrario, la gestión ha generado divisiones, no ha promovido el diálogo y la escasa visión institucional se  redujo a la de unos pocos. Esto es inaceptable e inconducente al crecimiento y fortalecimiento institucional integral.

Todos –dijo Serrano- debemos poder expresarnos libremente. Tenemos que revertir las situaciones negativas de muchos años, que han llevado a la pérdida del espacio propio de la Facultad, en el contexto de la Universidad y la sociedad de Jujuy”.

“Defendemos –aseguró- la universidad pública, democrática y gratuita, que asegure  la igualdad de oportunidades  para contribuir a una sociedad más justa y solidaria, que se sustente  en el tiempo con calidad, y excelencia intelectual y ética”
Los compromisos básicos de la lista incluyen: garantizar la participación de todos los sectores de la Facultad, sin exclusiones, respetando el pluralismo  y la igualdad de oportunidades, para el crecimiento armónico de la casa y de sus integrantes, en las carreras que funcionan actualmente.

También está devolver a la Facultad “el espacio y el protagonismo que la distinguió en el pasado al articular y coordinar acciones con otras Facultades y organismos gubernamentales y no gubernamentales, en especial los de base tecnológica y los de perfil científico”.

Generar un foro de discusión entre los diferentes claustros para debatir sobre el sentido que deben tener los campos experimentales de la facultad, en la construcción de los saberes de los alumnos y resignificar en función de esto, el sentido del Director de Campo, es otro de los compromisos.

Se propone además “desterrar las prácticas clientelares que tanto daño hacen al nivel académico  de la institución y fundamentalmente por el nefasto aporte que hacen al bagaje de valores y al cúmulo ético en los jóvenes estudiantes, futuros profesionales de nuestro medio y posibles docentes de esta casa de altos estudios”.

Para el Claustro Alumnos, la lista se compromete a promover que el Centro de Estudiantes recupere su rol de “potenciador académico y político de los alumnos, dando mayor entidad y significado público y colectivo a la reivindicación estrictamente gremial, ratificando su autonomía y especificidad sectorial como claustro con intereses propios”.

También está “reeditar la vigencia del Comedor Universitario con sentido de inclusión, que permita realmente la posibilidad de acceso a una dieta equilibrada a todos los estudiantes de la facultad sin distingos de niveles de adquisición, tal como fuera históricamente la esencia del Comedor Universitario en nuestro país y como es actualmente en otras Universidades Nacionales”.

En cuanto a los ejes fundamentales de la carrera de    Ingeniería Agronómica, se propone trabajar para incorporar en la currícula asignaturas que les permitan a los estudiantes visualizar la realidad y poder incidir en ella, teniendo en cuenta la realidad social y el modo de producción en grandes zonas de la región, a partir de “un debate institucional y coherente sobre el perfil profesional necesario para el contexto provincial y regional”.

Serrano afirmó que “implementaremos una política que priorice el equipamiento de los campos experimentales de la Facultad para cumplir con solvencia y calidad roles destacados en docencia, investigación y transferencia al medio productivo”.

En la Licenciatura y  Tecnicatura en Bromatología se propicia implementar y mejorar “la calidad de las prácticas profesionales asistidas y las pasantías en los diferentes niveles de la carrera, mediante convenios entre la facultad y diversos organismos, industrias y empresas, que impliquen beneficios recíprocos, brinden experiencia y revelen la necesidad de profesionalizar esos espacios”.

“Realizaremos las acciones necesarias para lograr la conformación de Equipos docentes en las distintas Cátedras de la carrera y salir de la postergación explícita o encubierta a la que han estado sometidas”, se agrega.

En la Licenciatura en Ciencias Biológicas, la lista Blanca promueve “trabajar para continuar con el proceso ya iniciado de la acreditación de la carrera” y además, integrar en la formación de grado componentes para las áreas de desarrollo social, preservación del medio ambiente y extensión, a partir de un debate institucional coherente sobre el perfil profesional.

La propuesta para el personal no docente plantea establecer “una agresiva política de capacitación a fin de garantizar la formación permanente y la competitividad, realizando coberturas por concursos y en el caso de vacantes privilegiando el personal que presta ya servicios”.
“Implementaremos los mecanismos hoy existentes para asegurar la continuidad de ingreso a familiares directos en caso de producirse vacantes por fallecimiento de agentes de planta no docente”, señala.

La propuesta para los graduados contempla mejorar la articulación con los Egresados planificando actividades de formación y capacitación permanente del claustro; fomentar la inclusión de los egresados en los proyectos de investigación para promover un circuito que retroalimente la práctica laboral y la investigación empírica, así como fortalecer el Centro de Graduados con una amplia participación a los egresados de las tres carreras.

Los candidatos

La lista Blanca lleva como candidatos a consejeros a Miriam A. Serrano, Edgardo N. Carrizo, Mabel T. Larran, Osvaldo H. Ahumada, Fernando E. Labarta, Juan A. Barbarich,
Lidia S. Muruaga, Noemí del V. Bejarano, Roberto J. Boccardo (titulares); Claudia B. Gallardo, Arturo A. Pfister, Neli del H. Vargas, Fernando E.  García y
Luis R. Vera.