Gritos, tiros y gritos

La casa de Zambrano y al lado, la de sus vecinos Bárcena. (Archivo de El Libertario).

La casa de Zambrano y al lado, la de sus vecinos Bárcena. (Archivo de El Libertario).

El Tribunal que lleva el juicio por el crimen de Juan Carlos Zambrano tomó dos testimonios claves: el de Marcelo Bárcena y Teresita Amarilla Rodríguez, vecinos del periodista que llegaron a la escena del crimen cuando la víctima agonizaba. Para el defensor del imputado Chauque, se aportaron elementos que una vez más desnudan el falso testimonio y las contradicciones de Luciana Fernández, ex novia del jefe de noticias de Canal 7.

Bárcena y su esposa prestaron declaración en la vivienda del matrimonio, ya que ambos se encuentran convalecientes de las heridas sufridas en un reciente accidente de tránsito.
En la audiencia, que encabezó el juez Alfredo Frías, Amarilla Rodríguez recordó que en la madrugada del asesinato se encontraba descansando junto a su esposo, cuando escuchó la voz de Zambrano diciendo: “Marce, ayudame” y luego sintió gritos, dos tiros y gritos.

La pareja se levantó y salió a ver qué sucedía, encontrándose con Luciana Fernández sosteniendo al periodista, ya herido, quien volvió a pedirle ayuda a Bárcena.
El doctor Jorge Vázquez, abogado del único imputado en la causa Roque Fernando Chauque, dijo a El Libertario que estos testimonios vuelven a dejar en evidencia que el relato de Luciana Fernández presenta  gruesas contradicciones y se preguntó por qué causa la víctima “pide ayuda a su vecino estando ahí con él Fernández?”.

El defensor destacó que si la mujer sostenía a Zambrano para que no se caiga, dato de la escena corroborado por los Bárcena, los golpes en la cabeza y la sien que tenía la víctima no pueden ser producto de la caída, como indicó el perito forense Guillermo Robles Ábalos. Por este motivo, adelantó Vázquez, planteará la nulidad de las afirmaciones del médico.

Por otro lado, agregó que los vecinos declararon que no escucharon la discusión que Fernández asegura haber tenido con Chauque, luego de los disparos. “No escucharon esa discusión porque no existió ese hecho”, afirmó.

“Mi cliente es inocente; realmente no tiene nada que ver con esto”, enfatizó el abogado para anticipar que insistirá con su pedido de reconstrucción de los hechos, que ya planteó en una audiencia anterior y sobre lo cual el tribunal no se ha expedido. “Aquí hay cosas que no cierran”, subrayó.