Destacaron las condiciones
productivas de Jujuy para el
cultivo de nogales y olivos

Nogalicultura y olivicultura fueron los temas desarrollados en el quincho de la Cooperativa de Tabacaleros.

Nogalicultura y olivicultura fueron los temas desarrollados en el quincho de la Cooperativa de Tabacaleros.

Jujuy – El Ministerio de Producción concretó la 2º  Jornada de Nogalicultura y la 1º Jornada de Olivicultura, con la disertación de los ingenieros Juan José Cólica y Antonio Prataviera del Centro Regional INTA Catamarca – La Rioja. Ambos destacaron las zonas agro-ecológicas favorables en Jujuy y fomentaron “la unión de los productores” para el éxito de estos cultivos.

El encuentro contó con la organización de los especialistas Carlos Tolaba y María Paula Busignani de la Dirección de Desarrollo Agrícola y Forestal, respaldados por el titular de la cartera oficial, Hugo Tobchi.

En instalaciones de la Cooperativa de Tabacaleros de Perico, los reconocidos referentes del INTA explicaron la actualidad de nueces, aceitunas y aceites de oliva en el mercado nacional e internacional, además de las perspectivas de estos cultivos en regiones andinas.

El ingeniero Prataviera destacó al nogal como una planta perenne y sustentable en el tiempo, de buena rentabilidad y que contribuye a la preservación y mejora ambiental. “Hasta hace poco más de un lustro fuimos exportadores de 3 mil toneladas anuales, y hoy estamos en el orden de las 2 o 3 mil toneladas de saldo exportable. Aunque el mercado nacional estaría llegando a niveles de saturación, hay mucha demanda sostenida externa”, indicó el profesional.

Acerca de las “claves” para una actividad nogalera exitosa, señaló como premisa fundamental la unión de los productores. “La idea no es estar empecinados en tener la mejor producción individual, sino que la región sea fuerte con altos volúmenes y calidad. Así tendrán posibilidades de tentar a los mercados y hacerlos más competitivos”, dijo.

Al hablar del olivo, Cólica indicó el buen funcionamiento de este cultivo en regiones templadas. “Como aquí no hay experiencia se deben introducir variedades para probarlas, y en un par de años tener una aproximación cierta de qué especies funcionarán mejor”, sostuvo el expositor.

Asimismo, recalcó  que “la producción de aceituna de mesa y aceite de oliva ubica a la Argentina positivamente en los mercados mundiales, a diferencia de países como España e Italia que, por sus limitaciones en suelos y aguas, no podrán crecer en superficies cultivables”.

A su entender, “Jujuy cuenta con terrenos aptos, amplia disponibilidad de agua -superior a Catamarca y La Rioja-  climas templados y heladas de 2 a 3 grados bajo cero (de mediana intensidad), distintas a las que diezman la producción riojana, catamarqueña y sanjuanina”.

Finalmente comentó que “para elaborar aceite de oliva se necesita amplitud térmica, por lo que se debe ir a mayor altura para mejor calidad. En consecuencia, la altura sobre el nivel del mar favorece a los jujeños”, concluyó.

Finalmente cabe destacar que la Dirección de Desarrollo Agrícola, a cargo de Jorge Wallberg, impulsa la generación de convenios con provincias productoras para generar viveros y un banco genético de especies, que permitan adaptar a escala local las mejores variedades cultivables.