Aníbal Fernández exhortó
a terminar con la práctica
nazi de escrachar o agredir

Aníbal Fernández.

Aníbal Fernández.

Buenos Aires – El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, consideró hoy una “realidad ficticia” la supuesta escalada de violencia denunciada por sectores de la oposición y por la Iglesia, y exhortó a que cada caso sea denunciado ante la Justicia para “investigar y meter presos a los responsables”.

De esta forma, el funcionario nacional se refirió a la denuncia realizada ayer por un grupo de senadores de la oposición en el marco de la reunión de Labor Parlamentaria del Senado.

“Si tienen esa data que hagan la denuncia para que sea investigado por la Justicia, que la Justicia vaya, les quite las armas y meta presos a los responsables. ¿Por qué tanta vuelta? ¿El objetivo es hacer eso o venir a decir estupideces en la radio para quedar pareciendo que sabemos?”, planteó el jefe de ministros.

En declaraciones a FM Milenium, Fernández expresó su convicción de que “no van a presentar nada ni van a demostrar nada” porque -indicó- “es todo un dicho, una expresión con el sólo propósito de aparecer ante la sociedad como que sabe de qué está hablando”.

“No saben nada, es una realidad ficticia que han inventado de una violencia que existe, que se multiplica y que se desarrolla y que no tiene ningún sentido”, aseveró el funcionario en la entrevista, en la que remarcó que, de existir, “esas cosas hay que denunciarlas con nombre y apellido para detener a los responsables y, si tienen armas, hay que pagar por ello”.

En este sentido, postuló que “a esto no hay que darle tanta palabra como hechos formales” y, al referirse a la supuesta existencia de grupos piqueteros militarizados, sostuvo que “nadie en esta vida pueda estar haciendo estas cosas”, por lo cual, “si lo están haciendo, hay que ir por ellos y dar por terminado el tema de una vez por todas”.

“Se van a dar cuenta que de esto no va a salir absolutamente nada y que se trata de una de las tantas denuncias que se hacen en este país para ensuciar al que estamos circunstancialmente imputando”, disparó el jefe de ministros.

Por otro lado, volvió a repudiar la agresión sufrida el fin de semana en Jujuy por el senador jujeño y titular de la UCR, Gerardo Morales, y exhortó a “terminar de una vez por todas con esas prácticas nazis de escrachar, o de insultar o de agredir”.

“Todo ese tipo de cosas tienen que ser condenadas”, aseveró Fernández, quien entendió que “es una locura que no tiene que ser aceptada bajo ningún punto de vista” que sea “cuestionado” la “vocación, la expresión o el pensamiento” de cualquiera.

De hecho, dijo criticar “enfáticamente” lo sucedido “porque en esta Argentina cada uno puede pensar como se le antoje y actuar como se le antoje” y porque nunca vio al titular de la UCR “hacer alguna cosa que sea reñida con la vida de los argentinos”.

En ese marco, Aníbal Fernández pidió que, si desde el radicalismo entienden que la dirigente social Milagro Sala como responsable de los hechos, “que vaya, que la denuncia y se la investigue” y se preguntó “por qué tenemos que tenerle miedo”.

Además, el jefe de Gabinete reiteró que durante el fin de semana intentó comunicarse “en reiteradas oportunidades” sin éxito con el senador Morales y que recién pudo conversar telefónicamente con él el lunes para expresarle su “solidaridad” luego de la agresión.
(Télam).