Jujuy olvidó su monumento
a la paz pero lo harán en el
paso limítrofe de Santa Cruz

Oscar Manuel dOliveira bregó muchos años por el Monumento al Papa en el paso de Jama.

Oscar Manuel d'Oliveira brega desde hace muchos años por el Monumento al Papa en el paso de Jama.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, la Secretaría de Cultura de la Nación Argentina, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile, y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile convocaron a un concurso para erigir el Monumento a la Integración Argentino-Chilena. El que jujeños propiciaron desde hace más de una década, en homenaje al Papa Juan Pablo II en el paso de Jama, quedó en la nada.

La idea de erigir un monumento en homenaje al papa Juan Pablo II, que impidió en 1978 la guerra entre argentinos y chilenos por el Canal de Beagle, fue olvidada en Jujuy pero ahora, con el apoyo de los gobiernos de los dos países, se hará uno en el límite internacional del Paso Integración Austral, que conecta la XII Región de Magallanes y la Antártica chilena con la provincia de Santa Cruz.

Los proyectos para participar del concurso podrán ser presentados hasta el 30 de octubre de 2009 y la propuesta deberá reflejar “la voluntad de fortalecer y potenciar la relación bilateral entre ambos países en todos los ámbitos”.

El premio al proyecto ganador es de USD 10.000 (diez mil dólares) y será otorgado, en forma conjunta, por los gobiernos de la República Argentina y de la República de Chile.

El Jurado del certamen está compuesto por el secretario de Cultura de la Nación Argentina, Jorge Coscia; la ministra presidenta del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de la República de Chile, Paulina Urrutia Fernández; y el curador y crítico de arte cubano Gerardo Mosquera.

Importantes personalidades de la integración argentino chilena de Jujuy, como el periodista Oscar Manuel d’Oliveira y Froilán Cabezas impulsaron durante una década la construcción del monumento a Juan Pablo II en el paso de Jama, ya que las gestiones de paz que en su momento llevara adelante el Santo Padre posibilitaron el entendimiento que luego fructificó en la habilitación de ese camino internacional largamente soñado por los jujeños.

Para frustración de los propulsores del reconocimiento al papa, la iniciativa nunca tuvo eco en el gobierno de Eduardo Fellner y del actual mandatario Walter Barrionuevo y no mostró avances a pesar de contarse con un proyecto diseñado por el arquitecto jujeño Miguel Angel Dionicio.