Según el municipio, solo
se registraron dos casos
de rabia en lo que va 2009

Perros en la calle, un cuadro que no cambia.

Perros en la calle, un cuadro que no cambia.

Hoy comenzó la campaña de vacunación antirrábica en Punta Diamante, que seguirá por Villa San Martín. Se llevan inyectadas 35 mil dosis antirrábicas. Una gran cantidad de perros sigue en la calle.

El jefe del Departamento de Zoonosis de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, el veterinario Pablo Gutiérrez, precisó que desde este lunes, la campaña de vacunación contra la rabia “continúa por la parte baja, lo que es los barrios adyacentes al Río Grande, entrando por el barrio Punta Diamante, y vamos a seguir progresando hacia Villa San Martín”.

“Creemos que vamos a cubrir todo ese sector con siete puestos de vacunación antirrábica, lo cual nos da la posibilidad de abarcar grandes zonas, en poco tiempo”, agregó.

Indicó Gutiérrez que en lo que va de la campaña antirrábica, “estamos en 35.000 dosis aplicadas, esto sin contar con lo que aplicaron los veterinarios nucleados en el Círculo de Veterinarios de Jujuy, más los que dimos a los Centros de Participación Vecinal”.

Doctor Pablo Gutiérrez.

Doctor Pablo Gutiérrez.

“Pero nos falta Punta Diamante, todo lo que es Chijra y Campo Verde, así que nos quedan bastante barrios del sector este”, evaluó.

Aclaró que en Punta Diamante “la vacunación se realizará conforme a la respuesta de la gente y vamos a tratar de hacerlo en un día. Si logramos el objetivo, mañana (por el martes) vamos a ingresar a lo que es El Chingo”.

Al ser consultado sobre la aparición de nuevos casos de rabia en San Salvador de Jujuy, el funcionario enfatizó que “lo último oficial, es lo que sabíamos en enero, el último fue el  registrado sobre calle Bárcena, en barrio San Pedrito, y desde allí no tenemos informe oficial de casos de rabia. Así que en lo que va del 2009 son dos únicamente”, tras lo cual sostuvo que la lucha contra la rabia es “a largo plazo y seguimos enviando muestras a Buenos Aires, de veterinarios que sospechan de la enfermedad”.

Gutiérrez confió que provoca alarma y llama la atención la falta de conciencia en gran cantidad de vecinos de esta ciudad, que “dejan a sus perros deambulando todo el día en la vía pública, sin preocuparse por el peligro de atacar a personas, porque destruyen las bolsas con residuos y los esparcen, ni porque pueden transmitir enfermedades, como el caso de la rabia, de consecuencias fatales, a su propio hogar”.