Usaron a vecinos para hacer
campaña y se olvidaron de
la obra que tenían que hacer

El cartel de la discordia.

El cartel de la discordia.

La gente paga por la instalación de cloacas en las 40 Viviendas de Prensa de Bajo la Viña, pero Agua de los Andes hizo aparecer como que se trata de una obra financiada por la Presidencia de la Nación. Utilizaron el acto de firma de inicio de los trabajos para hacer campaña política y no aparecieron nunca más.

Lejos de haberse motivado por el amplio triunfo logrado por el oficialismo en las elecciones del 28 de junio, ni el vicegobernador Pedro Segura, ni el presidente del directorio de Agua de los Andes ni el titular del Instituto de Vivienda y Urbanismo regresaron a las 40 Viviendas de Prensa para comenzar con la obra de cloacas cuyo inicio los tuvo como rutilantes protagonistas en los días de la campaña electoral.

No solo que jamás volvieron a dar una explicación sino que tampoco mandaron a nadie para que se comiencen los trabajos que pagan los frentistas desde hace ocho meses, a pesar de que el gran cartel ubicado a la entrada del barrio dice que a la plata la pone la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

El compromiso de Agua de los Andes era empezar cuando estuviera la mitad de la obra pagada, requisito que ya se ha cumplido con creces, pero todo está igual que el 22 de junio, día en que Segura, Luis Cosentini (titular del IVUJ) y Rogelio Savid (Agua de los Andes) se presentaron en el barrio para firmar con la conducción del centro vecinal un acta de inicio de trabajos que a veinticuatro días solo es letra muerta.

La cuestión del cartel molestó tanto a los vecinos que en el mismo acto le exigieron a Savid la pertinente corrección. El funcionario se comprometió a hacerlo pero todo sigue como entonces, desconociéndose el esfuerzo de los usuarios que con todo sacrificio vienen pagando una obra que no empieza y que hasta aquí solo ha servido para que el Gobierno provincial se anote un poroto en la campaña electoral sin más esfuerzo que algunos de sus funcionarios aparezcan mostrando sus dentaduras por los diarios y la tevé.