San Salvador de Jujuy,
aquellos primeros tiempos

Monolito funcacional erigido en Plaza Belgrano, frente a la Iglesia Catedral.

Monolito fundacional erigido en Plaza Belgrano, frente a la Iglesia Catedral.

Uno de los grandes cambios que ocasionó la conquista española fue un nuevo proceso de urbanización. El dominio colonial se basaba en la ocupación y colonización de los distintos territorios a partir de núcleos urbanos. Ellos fueron el centro político que extendía su jurisdicción sobre una importante área rural.

Pero también eran espacios económicos en donde se trocaba y vendía parte de la producción de sus zonas rurales, puntos de articulación en el tráfico regional, centro de las autoridades políticas y judiciales, sede religiosa que albergaba las principales iglesias y conventos y  el espacio de interrelación política y social de los procesos de formación de la nueva sociedad colonial.

La jurisdicción de la ciudad de Jujuy se extendía desde:

[…] por la parte hacia Salta por el camino que viene de el para hasta la quebrada que llaman de los alisos y por el camino antiguo viniendo del Valle de Jujuy, hasta las puntas del rio que llaman siancas con el dicho rio de Jujuy; por la parte hacia Humahuaca hasta la estancia que llaman de Don Diego Espeloca casique de Talina y por la parte que corre hacia la banda de Tarija cuarenta leguas de tierras las cuales dichas distancias son y han de ser limites y jurisdiccion de la ciudad […]

Este territorio era de una compleja geografía y abarcaba zonas de puna, quebradas, valles y yungas. El centro de este territorio era la ciudad de Jujuy, ubicada en el valle del mismo nombre. A partir de ella se fueron ocupando las zonas más lejanas, especialmente con las mercedes de tierras que entregaron Argañaras, en los primeros años de la ciudad, y algunos gobernadores de Tucumán. A diferencia de los antiguos lugares de poblamiento prehispánicos, que preferían las zonas altas y escarpadas (más fáciles de defender) evitando instalarse en las áreas de cultivo de los fondos de valle, los europeos  privilegiaron la ocupación de las tierras más planas ubicadas entre dos ríos. Allí se levantó la ciudad, con la típica organización en damero, en la que la iglesia y la plaza formaban su núcleo central. Hacia el norte y sur, la ciudad estaba rodeada por las zonas de chacras de pan llevar, que servían para la producción de alimentos (en Buena Vista, El Molino Palpalá, Río Blanco, Zapla). En las periferias de estas chacras surgieron estancias y haciendas dedicadas a la actividad ganadera, el engorde de ganado y otras actividades productivas, junto con los pueblos de indios que fueron fundando los encomenderos y algunos asentamientos menores.

Al igual que en el resto de los territorios que los españoles habían logrado ocupar y organizar, la sede política de Jujuy estaba centrada e institucionalizada en el cabildo, que era el órgano principal de gobierno y de administración de justicia, no sólo en el espacio urbano sino también en el rural, y por lo tanto institución decisiva en la vida política, económica y social de la jurisdicción. Sus funciones fueron de distinto carácter: administraba los bienes de la ciudad, velaba por la construcción y mantenimiento de las obras públicas (construcción de las iglesias, edificios, caminos, puentes, acequias, etc.), determinaba precios y aranceles, cobraba derechos, etc.; pero también, conformaba las milicias de la ciudad y administraba justicia en primera instancia.

La comuna estaba formada por los vecinos que eran los ciudadanos que tenían plenos derechos, es decir, los que vivían en la ciudad y poseían bienes raíces. Los cabildos se componían de funcionarios judiciales (alcaldes) y regidores que eran los responsables del aprovisionamiento y mantenimiento de la ciudad y representaban al cabildo en aquellas funciones ceremoniales que formaban parte importante de la vida cotidiana, como las procesiones y fiestas.

La autoridad principal dentro del cabildo de Jujuy era el Teniente de Gobernador y Justicia Mayor, designado por el gobernador de Tucumán, cuya función era la de gobernar la jurisdicción. Además de este funcionario, integraban el cabildo dos alcaldes, seis regidores y otros funcionarios, como el procurador general de la ciudad (representaba a la ciudad ante los tribunales o también podía exponer los deseos de los vecinos), el alférez real (portaba el estandarte de la ciudad), el alguacil mayor (tenía que velar por la seguridad de la ciudad), el alcalde de la santa hermandad (actuaba como policía en las áreas rurales), el fiel ejecutor (que hacia las veces de ecónomo) y el escribano. Ellos eran elegidos anualmente por todos los miembros del cabildo que tenían voz y voto, aunque en la práctica y con el correr del tiempo algunos de estos cargos se subastaban.

La institución del cabildo también se repetía en los pueblos de indios de la jurisdicción. Los pueblos de indios habían sido fundados por iniciativa de los encomenderos, con el fin de asentar a la población entregada en encomienda.

La creación de estos pueblos obedeció a diferentes motivos: articulación económica, catequización, mantener la separación estamental entre indios y blancos y extender el control fiscal y de la mano de obra. Su fundación profundizó, entre la población indígena, las alteraciones ya introducidas por la conquista y la encomienda.

Estos pueblos copiaban el diseño, la distribución espacial y las instituciones de las ciudades. Sus edificios principales (como el cabildo o la iglesia) se ubicaban  en una plaza, desde donde partían las diferentes calles. Las ordenanzas de Alfaro de 1612, decretaban que en los pueblos de indios se debía crear un cabildo indígena con alcaldes y regidores, que tenían la función de acompañar al cacique en el gobierno del pueblo y podían intervenir en la resolución de conflictos locales: riñas, prevenir borracheras, etc. Si el delito era de una entidad mayor (por ejemplo, un asesinato) la causa era derivada al cabildo de la ciudad cabecera. Jujuy fue una de las pocas jurisdicciones dentro de la gobernación de Tucumán en la que tuvieron vigencia los cabildos indígenas.

Fuente: Sica, Graciela y Ullóa Mónica: “Jujuy en la Colonia. De la Fundación de la ciudad a la crisis del orden colonial” en “Jujuy en la Historia”, Unidad de Investigación en Historia Regional de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Jujuy, 2006.

3 Responses to San Salvador de Jujuy,
aquellos primeros tiempos

  1. hola todo bien? miren , yo estaba buscando otra coosa la verdad es que me aparecio cualqier cosaaa, estaba buscando sobre como se llamaban los funcionarios del cabildo y cuales eran sus funciones y ustds se preguntaran ¿POR QUE ENTRO A UNA PAGINA DE PAPAS? y la respuesta es que en google me remarco que hablba del Cabildo y entonces entre, era para una tarea de la escuela, y ahora no voy a tener que presentar! si pueden hacer una pagina con este tema se los agradeceria, desde ya muchas gracias, camila

  2. Camila: lee atentamente el artículo, ahí encontrarás lo que necesitas.

  3. Ezequiel

    Hola todo bien???este les iba a preguntar… si saben algo sobre como se llamaban las calles donde se realizo la Tercera Fundación de Jujuy en Los
    “Primeros Tiempos”… por favor si saben envienme la respuesta a mi correo electrónico lo antes posible!!! ezze_r7_99@hotmail.com.ar