“No tenemos los casos del Ramal salteño”

Diputada María Elina Domínguez (PJ).

Diputada María Elina Domínguez (PJ).

Para la diputada provincial María Elina Domínguez, el desembarco del Dengue en Jujuy se vincula con un desequilibrio ecológico (el aumento de las temperaturas) y la terrible epidemia de Bolivia, que no fue comunicada a tiempo, dijo, a las autoridades sanitarias argentinas.

La legisladora, presidenta de la Comisión de Salud, aprobó las acciones puestas en marcha por el Gobierno y defendió polémicas afirmaciones del presidente del bloque oficialista, Rubén Rivarola, quien durante la sesión de ayer le restó importancia a la situación del Dengue en Jujuy. “No hay que sacar las cosas de contexto”, dijo para asegurar que Rivarola lo que quiso decir es que en otros lugares la situación es peor.

¿Qué visión tiene de lo que está sucediendo en Jujuy con el Dengue?

-Desde la Comisión hemos tenido reuniones con el ministro por este tema y por suerte estamos afrontando el problema con absoluta dignidad y con todos los recursos y con todas las previsiones posibles. Este se debe a que en el provincia se viene desarrollando el programa de Control de Vectores que está a cargo del doctor Ripoll, que es el mismo equipo que ha desterrado de la provincia el Mal de Chagas. Con este programa se viene trabajando desde hace bastante tiempo; no nos tenemos que olvidar que el tema del Dengue apareció con mucha fuerza en el año 98 y esto obedeció a una epidemia que había ocurrido en Paraguay, también hubo epidemias en otras oportunidades en la provincia de Buenos Aires y este año, la gran epidemia fue en Bolivia y, como lo reconoció el propio presidente de Bolivia, se subestimó la situación cuando recién se originó, que lo bueno es el reconocimiento creo, para poder corregir los errores.
Este problema fundamentalmente es un problema de desequilibrio ecológico, es un problema ambiental, nos tenemos que parar y tomar las cosas en sus reales dimensiones para no recurrir a excesos o a otros tipos de errores y dar una adecuada información porque si no en cuenta de hacer un bien, perjudicamos, perjudicamos a una sociedad que trabaja, que necesita del turismo y también vender sus productos.

-¿Está de acuerdo con lo que dijo el diputado Rubén Rivarola en el sentido que el Dengue es insignificante en Jujuy? Pregunto porque esta mañana, la directora del Hospital de Fraile Pintado dijo que estaban desbordados de pacientes febriles en el Hospital local y los datos que llegan de otras localidades del oriente jujeño son inquietantes.

-Voy terminar de explicar para llegar a esa situación porque las cosas sacadas fuera de contexto no sirven. Tenemos que ponerlo todo dentro de un contexto para que se pueda intentar transmitir lo más próximo a la realidad de la situación. Este problema ambiental que viene por el calentamiento de nuestro planeta y según estudios, se estima que en los próximos 20 o 30 años va aumentando aproximadamente en dos grados centígrados la temperatura. Obviamente que esto influye en esta problemática ambiental porque no tenemos que olvidar que el dengue es un virus que se transmite a través de un vector que es el mosquito Aedes Aegypti que tiene la característica que necesita altas temperaturas y humedad y que precisamente busca una humedad urbana, busca recipientes con paredes rígidas, busca el agua cristina más que la turbia o barrosa. Este desequilibrio y que ha ocurrido una epidemia terrible en Bolivia no controlada a tiempo, ha acarreado que por la ruta 34, nosotros que tenemos una zona de las Yungas con características selváticas y un clima subtropical, el virus haya ingresado por Orán, Tartagal, Urundel y todo lo que es el departamento Ledesma y luego al departamento Santa Bárbara.
La mejor forma es trabajar como lo que está implementando el Ministerio de Salud en forma conjunta con los intendentes y con todas las organizaciones en las cuales se declaró un alerta sanitaria en enero pasado y a través de esta alerta, se salió firmemente con todo este control de vectores que ya se venía haciendo. Por eso que cuando nosotros hablamos que estamos bien parados es porque nos podría haber ocurrido lo que ha ocurrido en algunos lugares como el Ramal salteño. Esas desgracias, nosotros no las hemos tenido. Y si tomamos en este contexto lo que dijo el diputado Rivarola, está bien expresado. ¿Cuál es el contexto? No tenemos los casos del Ramal salteño porque tenemos un programa de control de vectores.

-Y ese programa, ¿cómo trabajó puntualmente, en dónde se trabajó, qué hizo? Si uno sale a cualquier lugar de la provincia puede ver en la calle y dentro de las viviendas un sinnúmero de objetos que acumulan agua y que por lo tanto son la fuente de propagación del mosquito. Entonces: ¿dónde está la prevención?

-Hay un equipo de gente al que al menos yo, que pertenezco a un lugar selvático, de Yungas, te puedo transmitir nuestra experiencia, donde ya en invierno se hace una campaña con los agentes sanitarios, se pone a personal de la Municipalidad y en forma conjunta se recorren los barrios, el agente sanitario llega al domicilio, informa y se produce el descacharreo. Esto es una gran resistencia porque también es un problema cultural, la necesidad de acumular, y el hecho de muchas veces ver que esto le puede pasar a otro y no a mí, o muchas veces creer que esto nos va a pasar si tenemos determinadas condiciones sociales o no. Uno de los temas puntuales en Caimancito es que el lugar mas afectado fue el barrio de mejores características, de mejores recursos económicos sociales y muchas veces se da porque bajamos la guardia y muchas veces tenemos al lugar propicio en un porta-maceta, en floreros, en un montón de detalles que hay que tener en cuenta.

-¿Qué tarea piensa desarrollar la Comisión de Salud frente a este problema?

-Lo vamos a tratar en la Comisión el lunes, seguramente vamos a tener una segunda reunión con las autoridades, porque una de las cuestiones que hemos acordado con el ministro es estar muy cerca unos a otros, porque una adecuada información es muy oportuna, e ir actualizando la información día a día. Precisamente en los lugares donde se ocultó la información, donde no se dijeron los números, como ocurrió en otras provincias, es donde ocurrieron los mayores problemas.

-¿Y hoy qué números de casos tienen ustedes?

-519 hasta el día de ayer (miércoles) al mediodía y doy el día y la hora porque muchas veces si esta nota sale de acá a una semana pueden decir que la diputada Domínguez mintió. Por eso aclaro: 519 casos entre autóctonos y originarios.

-¿También autóctonos?

-Por supuesto, porque también hay que explicar cómo se genera el autóctono. El importado es cuando va una persona al lugar del brote, pero es una persona que a lo mejor no sabe que tiene este problema porque a veces los síntomas se pueden dar a lo mejor en tres o hasta siete días. Entonces, esa persona que se encuentra en un perfecto estado de salud, va a su casa y un mosquito sano de Aedes Aegypti lo pica y si tuvo la desgracia que ese mosquito que lo picó era una hembra y siguió viviendo siete días más, encontró un recipiente y pudo depositar los huevos, las larvas ya están infectadas.

Muchas veces la gente cree, y esto es lo que nos venden los medios nacionales, que vemos la Residencia de Olivos, la cantidad de insecticida que se tira y que se crea de que esto es lo que hace realmente al control del vector, pero no es así, eso es solo una parte. Esas acciones son positivas cuando se tiene un caso sospechoso. Y hablemos de lo que hace la provincia de Jujuy ante un caso sospechoso: no se espera resultado de laboratorio y se suma como Dengue.
Cuando ese caso se suma como sospechoso, automáticamente se hace la desinfección en la casa donde esta la persona enferma y en las manzanas del barrio que se piensa es donde se puede estar viviendo o dejando larvas el mosquito.

¿Y se aisla a los pacientes?

-Con los recaudos necesarios, no hay por qué aislarlo. Lo que necesita urgente el paciente es el tratamiento, por eso es que en los casos internados no han sido quizás porque hayan sido de gravedad sino porque muchas veces, al ser un niño o un adulto mayor y estar lejos, lo importante es tener la asistencia a tiempo pero puede estar perfectamente en su casa, con los repelentes, con las telas mosquiteras, con todos los recaudos y fundamentalmente eliminar al mosquito, pero el error de la gente es creer que echando el insecticida alcanza. Y no alcanza: si nosotros no descacharramos, no sacamos todos los lugares posibles donde pueda depositar las larvas, no está solucionando el problema. Entonces, a esta problema lo tenemos que tomar con la seriedad del caso y con la responsabilidad en la proyección de lo que será el siglo XXI. Estamos hablando de cambios serios en el medio ambiente, tenemos que saber que la temperatura irá en aumento, que el desequilibrio ecológico seguirá existiendo y que a este tema hay que incorporarlo en la currícula de las escuelas, acordar en lo que es la educación y de lo que es la prevención y teniendo en cuenta obviamente las prevenciones de acuerdo a las regiones.

-Pero la campaña de prevención del Gobierno es bastante pobre teniendo en cuenta el contexto. Además tendrían que haber empezado antes y no cuando ya estamos con mas de 500 casos.

-Yo voy a disentir con usted con todo respeto porque al menos en lo que es la zona subtropical, se pueden ver afiches en los puestos de salud, que no existen desde este año ni desde el año pasado, existen desde hace siete u ocho atrás.

-Pero evidentemente no alcanzó, diputada.

-Lo que pasa es que cuando se tiene una epidemia tan grande como la que fue en Bolivia y un silencio tan grande en esa zona y en el Ramal salteño, puedo asegurar con la mayor sinceridad, que es muy difícil y con nuestra propia idiosincrasia. Por eso creo que en esto lo que tenemos que hacer es unirnos y buscar a la prensa como un aliado para informar, pero informar adecuadamente, y hacer una campaña de concientización. En ese sentido, yo creo que un medio de comunicación llega y llega con distintos horarios con distintos tipos de programación porque nos esto nos va a colaborar. Creo que hay sumar todos los esfuerzos y no dividirnos, que no sea este problema una cuestión de división de los jujeños sino que sea al contrario, un aprendizaje sobre cómo vamos a enfrentar este tipo de enfermedades que devienen del progreso, que devienen de los cambios ambientales y muchas veces de la condición socio sanitaria. Es decir, además que es un problema ambiental muchas veces es más propicio un determinado lugar por una cuestión cultural, de hábitos que tenemos entre todos que tratar de cambiar.

-¿En la zona del Ramal se está saliendo casa por casa?

-Si, se esta haciendo en todo lo que es la zona del Departamento Ledesma de las zonas afectadas conjuntamente con los agentes sanitarios y en algunos lugares se va consiguiendo el apoyo, y eso es muy importante, de los medios del lugar. Todavía falta, se puede conseguir más apoyo pero esto es un trabajo fundamentalmente de concientización. Lo que tenemos que hacer es mucha sensibilización para poder generar la concientización.

One Response to “No tenemos los casos del Ramal salteño”

  1. Residentes jujeños...

    DESDE LA DOCTA

    …en Córdoba…algunos medios de comunicación…alertalertaron a la población que en lo posible…no se visite el norte….por lo que está sucediendo en Jujuy…Salta…con el Dengue…

    Perece…que los representantes del estado jujeño…aún no se sensibilizan…y mucho menos toman conciencia de lo que esta pasando…

    …y..la emergencia sanitaria …para cuando…????

    …es como toda estadistica…MINIMIZAN TODO…y NO PASA NADA…SEGUN EL OFICIALISMO…