Cientos de frascos se retiran
del Cementerio Del Salvador
por el peligro del Dengue

Algunos deudos todavía no saben el peligro que representan los floreros con agua.

Algunos deudos todavía no saben el peligro que representan los floreros con agua.

Los cementerios son un lugar sumamente clave para la prevención del Dengue. En la necrópolis Del Salvador, se retiran cientos de frascos y floreros de las tumbas pero ningún cartel le explica a la gente el por qué de la medida. Un recorrido permitió descubrir que aún hay recipientes con agua y seguramente larvas.

Los recipientes que se utilizan en los cementerios para colocar flores frescas representan sitios ideales para la proliferación de los mosquitos transmisores del Dengue, ya que aportan los requisitos del agua limpia y estancada, donde se desarrollan las larvas del insecto. Por esa razón, los especialistas recomiendan poner las flores en arena o utilizar flores de papel, hasta que pase el peligro.

En el Cementerio Del Salvador, uno de los más importantes de la ciudad, se han tomado precauciones pero no completas. Se retiran de las sepulturas los floreros y otros recipientes, se los coloca boca abajo de modo que no acumulen agua, pero no hay ningún mensaje que advierta sobre la peligrosidad de utilizar agua para mantener las flores frescas, en el contexto de epidemia de Dengue en que se encuentra la provincia.

“Lo mismo les va a agarrar el Dengue, aunque saquen los floreros, con agua o con arena”, vaticinó una de las empleadas del Cementerio al pasar por el lado de los cronistas de El Libertario.com, que observaban tumbas de hasta más de cien años que increíblemente conservan sus floreros con un agua verdosa.

Un breve recorrido mostró que a pesar de la gran cantidad de recipientes retenidos, muchos otros conservan aguas estancadas y muy seguramente miles de larvas del Aedes Aegyptis.

Gran cantidad de frascos y floreros retirados de las tumbas.

Gran cantidad de frascos y floreros retirados de las tumbas.