Ocaña asegura que no se
ocultan cifras sobre el Dengue

Graciela Ocaña

Graciela Ocaña

La ministra de Salud de la Nación, Graciela Ocaña, aseguró que desde su cartera “no se va a ocultar ninguna cifra del dengue en la Argentina” y añadió que “prácticamente en todo el territorio nacional se registraron enfermos, aunque en la mayoría se trata de casos importados”.

La funcionaria durante un informe dado frente a un grupo de senadores en el marco de la Comisión de Salud de la Cámara Alta, reconoció que la situación del dengue “es grave” pero recalcó que hablar de una epidemia o un brote “es una cuestión semántica”.

Ocaña detalló que hasta la fecha el Instituto Maiztegui de la ciudad bonaerense de Pergamino lleva analizadas “más de dos mil muestras, en las cuales más del 40% dieron positivas”.

“No se va a ocultar ninguna cifra, no es la política de esta ministra”, dijo Ocaña para luego reiterar que “aquí la situación es grave, hay muchos casos, muchos más que en los brotes anteriores”.

“Acá hablamos de cifras muy superiores. Hay circulación en dos provincias donde históricamente no había”, dijo la titular de la cartera sanitaria y añadió que “el cambio climático hará que epidemias como esta nos alerten de que estos no son temas para dejar pasar”.

Ocaña negó al existencia de una “epidemia nacional”, aunque “hay muchas provincias involucradas con casos importados”, entre las que mencionó a Buenos Aires, la Capital Federal, Santa Fe, Córdoba, Santa Cruz, Mendoza, La Pampa y Entre Ríos.

“Cuando se pone un mapa y se pinta toda la Argentina da la sensación de que el brote se desarrolla en todo el país, pero las zonas del brote epidémico están concentradas en Catamarca, Chaco, Jujuy, Salta y Corrientes.

Allí hay circulación autóctona y se están produciendo casos”, explicó. Entre las acciones del Ministerio de Salud, Ocaña mencionó “el fortalecimiento de las áreas de control de vectores, la capacitación de los servicios de salud para la atención, la sensibilización de la población y la información”.

La ministra dijo que hubo “algunos problemas de registración de casos y se termina discutiendo la cantidad, que tampoco era lo importante ni lo interesante”.