Inquietante dato sobre estudios
del dengue: sólo se analiza a
un porcentaje de los febriles

Alfredo Elio Qüerio, ministro de Salud de la provincia de Salta.

Alfredo Elio Qüerio, ministro de Salud de la provincia de Salta.

Jujuy – El ministro de Salud de la provincia de Salta, doctor Alfredo Elio Qüerio, admitió que sólo se envían al laboratorio las muestras de uno de cada 5 ó 10 pacientes febriles, por lo que se puede inferir que la cantidad de enfermos reconocida por las autoridades no refleja la realidad, sino que sería mucho mayor. En declaraciones a El Libertario.com, el médico dijo que la pobreza no está asociada a esta enfermedad y relacionó la epidemia con el cambio climático y la rapidez de los medios de transporte que la propagan en poco tiempo.

“Estamos en una zona endémica en todo el norte de la provincia de Salta y teníamos la situación de lo que estaba pasando en nuestro país hermano de Bolivia con una situación muy difícil. Tenemos en Salvador Masa un tránsito de 10 mil personas promedio por día”, explicó el ministro, quien asistió a la reunión del Consejo Regional de Salud que deliberó ayer en Jujuy.

Además recordó que Salta tuvo una epidemia muy importante en el año 1998, en el 2002 y en el 2004, por lo tanto “todas las previsiones estaban y se sigue trabajando en comunión con la Nación a través del área de control de vectores y fumigación, los municipio y la comunidad con el tema del descacharado, que es lo más importante en el tema dengue, que es justamente eliminar estos criaderos de los mosquitos, porque cada mosquito hembra puede dejar entre 150 y 200 huevos”, puntualizó.

Preguntado sobre el nivel de consultas, el ministro afirmó que se notó una baja de consulta de pacientes febriles en las últimas dos semanas y agregó que “podemos considerar que se está amesetando la situación pero la alerta la tenemos que mantener hasta mediados o fines de mayo”.

Acerca de los casos reales, el funcionario afirmó que “a través de formularios certificados de atención de pacientes, los que están confirmados por laboratorio y los que son nexo epidemiológico, tenemos que el último informe del primero de abril en Salta, en toda la provincia, nos da 1260 casos confirmados y tenemos más o menos 2000 a 2200 casos que todavía están en estudio, muchos de ellos van a ser confirmados y otros serán descartados”.

Casos de dengue hemorrágico –señaló- “tenemos 6 ó 7 casos en la provincia” y puntualizó que el caso de una mujer fallecida en la ciudad de Orán es “muy atípico”. “Se está estudiando dentro de los comités de estudio de la historia clínica para certificar fehacientemente cuál es la causa del deceso de esta persona”, indicó.

Consultado acerca de los factores a los que se podría adjudicar el origen de la epidemia, recordó que esta es una enfermedad re-emergente. Fue eliminada en el año 1960, pero ha re-emergido como patología a partir del año 1986 – 1987. “Este mosquito necesita una temperatura media de 18 a 20 grados para arriba y una humedad de más del 50 por ciento. Es por eso que toda la zona norte de la provincia de Salta y la zona norte de la provincia de Jujuy, Formosa y Chaco, son zonas endémicas y por lo tanto siempre podemos tener estos brotes o estas epidemias declaradas”, sostuvo Querio.

Consultado sobre la metodología adoptada para obtener las muestras de sangre de los sospechosos de haber contraído la enfermedad y preguntado sobre si a todos los pacientes febriles se les extraen muestras de sangre para su posterior análisis, el funcionario aclaró que “acá hay distintas circunstancias de laboratorio. Esta es una enfermedad de muy fácil diagnóstico, de muy fácil tratamiento y lo que se hace desde el inicio de los brotes y después constantemente, cada cinco o diez se les toma una muestra para poder ver si solamente está circulando un solo serotipo. En este momento nosotros tenemos, desde el inicio del brote, desde el mes de enero en la ciudad de Orán y febrero en Tartagal, que está circulando un solo serotipo, que es el serotipo uno de la enfermedad. Se hace cada cinco o cada diez, para ver si es que no está co-circulando otro serotipo. Hay cuatro serotipos que tiene este virus”, precisó.

Acerca de la relación que pudiera tener la pobreza con esta enfermedad, el ministro afirmó que “no es la pobreza el desencadenante o lo predisponente para esta enfermedad que no respeta ni nivel cultural ni socio económico, solamente es lo climático”.

Aclaró luego que “lo que sí estamos viendo todos que estamos dedicados al sanitarismo, es que en los últimos años, este calentamiento global, esta situación de cambios climáticos, a su vez, los medios de comunicación (transporte) mucho más rápidos, hacen que también vayan casos importados a otras provincias. Pero lo importante acá –remarcó- es la situación endémica, es lo climatológico”, insistió Qüerio.