Afirman que se oculta información
sobre el Dengue en Caimancito
y que la situación es grave

Ex intendente de Caimancito, Hermindo Orellana.

Ex intendente de Caimancito, Hermindo Alberto Orellana.

El ex intendente Hermindo Alberto Orellana, reveló a El Libertario.com que a pesar de ser la localidad con la situación más crítica, no recibe la ayuda necesaria de las autoridades provinciales. Estimó que hay 230 casos ya detectados pero los enfermos son mucho más. No se aisló a los primeros afectados por la enfermedad y por eso se llegó al cuadro actual. “Somos pobres y como pobres nos quieren abandonar”, denunció.

“En Caimancito lo que pasa es que durante todo el año no se trabajó como corresponde”, sostuvo el ex intendente Herminio Alberto Orellana, quien denunció que se oculta el verdadero número de casos registrados en la localidad, hasta ahora la más golpeada por el Dengue en la provincia.

Tras apuntar a la “la irresponsabilidad tremenda” del intendente que no tomó las medidas de prevención a tiempo, advirtió que “ya se sabía de la situación que vivían países limítrofes como Bolivia y Paraguay y los problemas era seguro que este año iban a surgir en Caimancito”.

Recordó que en el año 2006, “cuando se dio el primer caso febril, con el doctor Ripoll y todo el Ministerio de Salud, en Caimancito se hizo un trabajo que valió la pena y que dio resultado”.

Añadió que durante 2007 y 2008 “no se hizo el trabajo correspondiente a la prevención” y que el puesto de salud “es muy pequeño, tiene poco personal y recursos”.

“El Ministerio de Salud ha centralizado todo sus recursos en el Ministerio de Economía. Ningún hospital maneja su presupuesto, menos nosotros que somos un puesto de salud, a pesar de que somos 7 mil habitantes y tendríamos que tener un hospital”, remarcó.

-¿Cómo trabajaron el tema de prevención durante su gestión de intendente?, preguntó El Libertario.com.

-Nosotros, en ese entonces con la conducción del doctor Ripoll, buscamos a todos los agentes sanitarios del departamento Ledesma y Santa Bárbara, nos íbamos a trabajar en el pueblo donde mayor problema existía. En este caso, donde apareció el problema fue en Caimancito. Había 235 agentes sanitarios, la conducción del doctor Ripoll y el secretario de Salud al frente. El intendente acompañando junto con todo el personal.
Hicimos el descacharreo, desmalezado y eliminamos los lugares que son reservorio del mosquito. Hay muchas lagunas y canales con aguas estancadas. Trabajamos con el Ministerio de Salud de la Nación, yo ocupé el cargo de presidente del NOA de la Red de Municipio Saludables de la Nación. Desde ahí nos hemos nutrido mucho, a través del ministro Ginés Gonzáles García y con la Organización Mundial de la Salud.
Es por ello que a través de todos esos años hemos podido conservar a Caimancito sin ningún tipo de caso hasta fines de noviembre de 2008 que se detectó el primer caso que se ocultó. Ahora Caimancito debe estar arriba de los 230 casos y si multiplicamos por 5 pasaría largamente los mil casos. Algo similar a lo que pasó en Charata. Estamos a menos de 200 kilómetros de Bolivia y mucha gente de Caimancito viaja a Bolivia y viceversa.
Si en el mes de noviembre, que sólo había dos casos, se hubieran aislado esos enfermos, hubiera sido más efectivo lo que teníamos que hacer. Lamentablemente no se hizo un trabajo previo de aislamiento. Cuando nosotros sabíamos por medio del doctor Ripoll que había cuatro casos, desde Buenos Aires nos enteramos que ya había 43 casos.

-¿Y qué se hizo?
-La verdad es que nosotros siempre estuvimos atrasados en Caimancito y nunca nos dan lo que realmente corresponde, por no tener un hospital que a nosotros nos favorezca para recibir estas cosas. Yuto, que no tenía ningún caso, recibió una ambulancia y todo el instrumental para preservar y aislar al enfermo.

-¿Y qué hacen con los enfermos de dengue en Caimancito?
-En Caimancito se les da un ibuprofeno, se les saca la sangre y se les dice que espere siete días y espere el resultado y ahí queda. No hay ningún otro tipo de trabajo, ni aislamiento. De esta forma se está propagando la epidemia porque no se hace el aislamiento. Eso nos da la razón acerca de la necesidad de que todas las instituciones trabajen con nosotros para que eso no siga propagándose. Es difícil aislar a 200 personas.

-Ustedes perciben, como nosotros, que se está ocultando la verdadera situación?
-Lamentablemente el Ministerio de Salud escondió mucho la información. Creo que eso no sirve, porque no alienta. Yo, a través de los medios he salido a hablar con la gente, a alertar porque este es el principio del final, porque la segunda vez que lo pica este mosquito a una persona sobreviene el Dengue hemorrágico que termina con la vida de las personas. Esto no es algo que va a pasar como una epidemia de gripe.

-¿Hicieron fumigaciones?
-Se hicieron fumigaciones cuando ya el número de casos era muy elevado. Además, con la fumigación se elimina sólo al adulto, pero las larvas siguen estando. No se eliminan los reservorios.

-¿Tienen agua potable en Caimancito?
-Si, en Caimancito toda la población está servida con el agua más barata de la provincia, porque en el año 96 conseguimos, por un decreto, que todos los servicios de agua y cloacas pasaran al municipio. Por eso en Caimancito se paga 7 u 8 pesos por mes y se consume sin medidor.

-La gente del pueblo tiene clara la magnitud del peligro?
-No, la gente no se da cuenta de la situación. Es lamentable porque a la gente hay que decirle, porque esto es grave, esto es la vida y no se le dice. La autoridad máxima, el ministro de Salud o el gobernador Barrionuevo tienen que decirle a la gente. Es como lo negaba el gobernador Capitanich en un programa de televisión cuando decía que Charata estaba controlado. Hoy la gente está emigrando, se está yendo a Corrientes o a Posadas. Gente que tiene las mismas necesidades que nosotros, somos pobres y como pobres nos quieren abandonar. Eso es lo que a uno le duele.
Estadísticamente somos la tercera provincia más pobre del país, así nos miden, así nos tienen y así nos cuentan. La vida del pobre no tiene valor.

-¿Qué servicios de salud tienen en la localidad?

-Una salita de primeros auxilios y una sola médica que se queda estable que es una médica pediatra, un ginecólogo y un médico clínico, dos o tres enfermeras y unos cuatro agentes sanitarios.

-Por qué cree que se está ocultando la verdad sobre el Dengue en Jujuy?

-No entiendo que no se diga la verdad. ¿Para qué esconderlo si es algo que lo tenemos?. Políticamente a nadie le va a causar daño. Si políticamente trabajamos por la salud, vamos a lograr mejor atención y aceptación de la gente.

4 Responses to Afirman que se oculta información
sobre el Dengue en Caimancito
y que la situación es grave

  1. plis sanquen ese dengue que mata a todos esperoque en inbierno se muera

    gracia
    agustina napolitano.
    carta formal

  2. maira

    me interesa mucho
    lo del DENGE
    q asta trato de
    inventar una cura
    llase lo
    q dirasn como
    una niña de
    10 años
    puede inbentar una vacuna o cura
    para prevenir el DENGE
    pero lo q no saben es q si
    tenemos fe
    en nosotros
    quisas allemos
    una vacuna o cura
    para prevenir el mosquito
    AEDES EGYPTE
    besos para todos
    los q leen
    este
    mensaja saludos
    les deseo
    lo mejor
    y no se
    olbiden de
    ponerse repelente
    cada 2 o 3 hs
    besos para
    todos
    chaUUUUUUUUUUUUUUUU

  3. el dengue para mi es una enfermedad que va a tener cura como todas las otras que siempre tienen, si pero esta enfermedad es una que siempre tuvo algo en comun con las otras. siempre a mi me decian tiene el dengue pero yo les decia que no hay que jugar con las enfermedades que siempre van a tener una solucion como la gripe (h1n1) que ya la vencimos vastante siempre tenemos que tener fe en nosotros mismos ojala que se invente una vacuna o un remedio para esas 2 enfermedades y otras mas que podemos descubrir

    saludos y besos chau

  4. hola buen esta todo piola traten de no ocultar nada