Fue una ejecución a cara descubierta

El hall del edificio en la calle Hugo Wast del barrio Luján, donde está el estudio del abogado asesinado.

El hall del edificio en la calle Hugo Wast del barrio Luján, donde está el estudio del abogado asesinado.

El juez penal Javier Aróstegui confirmó esta noche que el cuerpo del abogado Bruno Aguilar será sometido a una autopsia este martes a las 18 horas.

Según Aróstegui, las primeras evidencias indican que Aguilar murió por dos tiros en la cabeza con un arma presumiblemente de calibre 22 y en un hecho del que participaron al menos dos delincuentes.

La secretaria y una clienta, que estaban en lugar cuando ocurrió el asalto, fueron maniatadas y amordazadas por los asesinos, que actuaron a cara descubierta.

Tras la ejecución de Aguilar, los hombres escaparon y las mujeres lograron acercarse a una de las ventanas del estudio, sobre la calle Hugo Wast, y desde allí pedir auxilio a los vecinos, que llamaron a la policía.

En el interior del despacho “estaba todo desordenado”, dijo el juez en declaraciones que hizo a la prensa luego que el cuerpo del abogado fuera retirado de la escena del crimen.

Uno de los disparos fue escuchado por la empleada doméstica de una casa situada al frente del departamento de Aguilar, pero la mujer se ocultó en la vivienda imaginando que se trataba de la fuga de un interno del instituto carcelario ubicado a una cuadra del lugar.