Involucran a Kirchner con el juego

Elisa Carrió redobló ayer su apuesta contra el ex presidente Néstor Kirchner, a través de la figura de quien considera su testaferro: Cristóbal López, el empresario K vinculado al negocio del juego.

En conferencia de prensa, la líder de la Coalición Cívica anunció la ampliación de su denuncia contra Kirchner como presunto jefe de una asociación ilícita. Denunció que el ex intendente de Córdoba y actual aliado político, Luis Juez, recibió en 2005 y con el presunto aval del secretario general de la Presidencia, Carlos Zannini, una propuesta ilegal de López para permitir el ingreso de su empresa de tragamonedas a cambio del financiamiento de sus “próximas diez campañas políticas”. Rodeada de sus legisladores porteños y bonaerenses, la ex diputada les pidió a Mauricio Macri y Daniel Scioli, que impidieran el desembarco de López en la ciudad y la provincia de Buenos Aires, a través de sendas legislaciones que hasta hoy no fueron presentadas.

“Están convirtiendo a la Nación en un garito. El juego es la gran aspiradora del salario de los pobres, les pido a Scioli y a Macri que paren este negociado”, afirmó Carrió durante la conferencia de prensa.

Un rato antes, había aclarado a LA NACION que la nueva denuncia contra López y Zannini (incluido así en el grupo de funcionarios que abarca la presentación de la CC ante el juez federal Julián Ercolini) “es un aporte para echar luz sobre un modus operandi del kirchnerismo en todas las provincias dónde López puede entrar”.

Consultado por LA NACION, y desde Córdoba, Juez se mostró algo molesto por la difusión pública de su denuncia por parte de su socia política, pero corroboró cada uno de sus dichos. “Después de hablar por teléfono con Zannini, López me extendió un papel para que le escribiera un número de cuenta para depositarme plata a cambio de que él pueda establecer sus máquinas tragamonedas en Córdoba. Nos opusimos y caímos en desgracia”, contó Juez a este diario.

En el escrito, Carrió hace referencia a “nuevos acuerdos” de López con Scioli y Macri, y le pide a la Justicia que los investigue antes de que los proyectos de ley que los avalarían se concreten.

Durante la conferencia, los coalicionistas bonaerenses Walter Martello y Maricel Etchecoin apuntaron a Scioli. Recordaron que por orden del gobernador, y a través de un proyecto que circula en despachos del oficialismo, se crearán en su distrito 8 nuevas salas de bingo, y que dos de ellas serían para Cristóbal López. El legislador porteño Enrique Olivera se encargó de denunciar un hipotético aval de Macri a la extensión del poder de López, que por un decreto del ex presidente Néstor Kirchner explota el negocio de las apuestas y tiene la concesión del hipódromo de Palermo hasta 2032. “En la Argentina, la política pareciera estar financiada por el narcotráfico y el juego”, afirmó Martello. “El matrimonio entre Kirchner y el macrismo impide el control del juego en la ciudad”, afirmó Olivera.

Hace poco más de un mes, Carrió presentó una denuncia judicial contra el ex presidente, y lo consideró el jefe de una supuesta asociación ilícita.
Consecuencias

* Acusaciones. La líder de la Coalición Cívica denunció que el ex intendente de Córdoba y actual aliado político, Luis Juez, recibió en 2005 y con el presunto aval del secretario general de la Presidencia, Carlos Zannini, una propuesta ilegal del empresario Cristóbal López para permitir el ingreso de su empresa de tragamonedas a cambio del financiamiento de sus “próximas diez campañas políticas”.

* Ratificación. Juez se mostró algo molesto por la difusión pública de su denuncia por parte de su socia política, pero corroboró cada uno de sus dichos.

* Antecedente. Hace un mes, Carrió presentó una denuncia contra el ex presidente por asociación ilícita. Allí incluyó a los funcionarios De Vido, Jaime y Uberti; y a los empresarios Lázaro Báez, Rudy Ulloa Igor y Cristóbal López.

Jaime Rosemberg
LA NACION