Reveladora investigación sobre
la publicidad oficial en Jujuy

La presentación del trabajo investigativo realizado

La presentación del trabajo investigativo realizado

El informe, elaborado por la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), desnuda manejos con los medios más importantes de la provincia durante la última década y ayuda a entender por qué para muchos de ellos y sus periodistas, algunos muy famosos, en Jujuy la vida es rosa y la trinidad Fellner/Barrionuevo/Segura es palabra santa.La investigación, que se titula “La Publicidad Oficial en Jujuy”, llega a varias conclusiones: que la distribución de publicidad en Jujuy no se guía por criterios objetivos ni leyes específicas que la regulen, más allá de las que rigen para las contrataciones del Estado en general y que existe una marcada discrecionalidad e informalidad a la hora de repartir la publicidad.

Además concluye que el presupuesto oficial en publicidad creció más de diez veces en la última década: de 670 mil pesos en 1998 trepó a 8 millones de pesos en 2007 y 2008, según datos oficiales.

El informe advierte que como son varios los organismos estatales habilitados para invertir en pauta oficial a través de fondos propios, a cuyos datos específicos resulta difícil acceder dado que no figuran en la ley de Presupuesto en forma explícita, el rastreo del mapa real de la publicidad oficial en Jujuy haya resultado prácticamente imposible.

Otro dato importante que pone sobre al mesa la investigación de ADC es que han existido quejas y observaciones de las auditorías del Tribunal de Cuentas sobre contrataciones de la Dirección Provincial de Prensa y Difusión en materia de publicidad y da como ejemplo que se encontraron casos de productoras radiales que no presentan comprobantes suficientes para certificar que hayan prestado los servicios que compran.

Además, el organismo de contralor también exigió que el Gobierno no efectuara pagos por adelantado a los medios de comunicación, sin haber realizado la prestación del servicio. Sin embargo, asegura la ADC, la modalidad se siguió aplicando y en ocasiones quedaron saldos pendientes a favor de algunos medios para ejercicios siguientes.

Según el informe, el Poder Ejecutivo provincial manifestó un exiguo interés por responder a los 54 pedidos formales de acceso a la información en materia de gasto de publicidad que presentó la ADC entre noviembre de 1007 y abril de 2008 ante veinte reparticiones públicas y empresas de participación estatal, valiéndose de la Ley provincial N° 4444 sobre acceso a la información pública. Sólo cuatro organismos respondieron a los pedidos efectuados: uno en tiempo y en forma y los restantes con información parcial. En cambio, el Tribunal de Cuentas permitió la consulta de todos los expedientes requeridos.

La investigación encara luego un análisis sobre los dueños de los medios de difusión más importantes de la provincia y el problema de la dependencia con la pauta oficial de muchos emprendimientos periodísticos, debido a un mercado pequeño y al escaso desarrollo comercial que no posibilita inversiones publicitarias del sector privado.

Otro aspecto del informe aborda el marco legal de las contrataciones publicitarias del Estado jujeño, los pagos de publicidad oficial a periodistas y el riesgo de la autocensura.

Luego se pasa al análisis del gasto en publicidad oficial entre fines de 1998 y diciembre de 2007, período en el que la provincia fue gobernada por Eduardo Fellner, y en el que se observa un aumento sistemático del presupuesto para estos fines.

En 1998 y 1999, el gobierno contaba con un presupuesto de 670 mil pesos para invertir en concepto de pauta estatal, cifra que se multiplicó casi doce veces en diez años hasta llegar a 8 millones de pesos en 2007, monto que se repite en 2008, revela el informe. Se advierte asimismo que los recursos generales de la Provincia, así como sus erogaciones, también aumentaron en el período estudiado, “aunque mucho menos que los de la Dirección de Prensa”.

Desde 2002 hasta 2007, el Poder Ejecutivo provincial aumentó al menos en 7,3 millones de pesos los fondos que maneja la Dirección de Prensa de la Gobernación para difusión y publicidad, con un promedio del 26,4 por ciento de incremento anual, llegando a un pico del 52 por ciento en 2003, año en el que hubo elecciones generales.

En 2007, otro año electoral, según datos del Presupuesto provincial y del Boletín Oficial, el incremento por decreto de la partida para publicidad fue de al menos el 20 por ciento.

Tras investigar los gastos de publicidad efectuados por otros organismos estatales, la investigación de ADC enfoca las “prácticas cuestionadas” como los pagos a cuenta de publicidad que fueron cuestionados por el Tribunal de Cuentas; el pago de tarifas más elevadas si se trata del Estado y desdoblamientos de facturas para evitar los límites de las contrataciones directas.

Otro capítulo presenta datos sobre la distribución de la pauta en los medios en base a los informes de gestión de 2005 y 2006 que la Dirección de Prensa presentó ante el Tribunal de Cuentas. Según esos datos, en 2005, veinte proveedores recibieron 4,7 millones de pesos, equivalentes al 80 por ciento de los 5,87 millones de pesos que la Dirección de Prensa informó haber gastado en publicidad.

Ex director de Prensa, Juan Carlos Andrada.

Ex director de Prensa, Juan Carlos Andrada.

El informe de ADC también incluye un apartado acerca de las dificultades en el acceso a la información pública que sufrió la investigación. Un caso paradigmático de la negativa oficial a brindar información sobre el uso de pauta estatal –dice- es la Dirección Provincial de Prensa y Difusión. “Esta repartición –encargada principal, aunque no excluyente de la contratación de publicidad oficial- no sólo no respondió a ninguno de los cuatro pedidos formales de acceso a la información sino que, cuando la investigadora de la ADC intentó consultar personalmente a quien fuera su director por casi una década –hasta mayo de 2008-, Juan Carlos Andrada, éste la echó del Palacio de Gobierno, llamando a la guardia de seguridad”. Las notas denunciando estos hechos que se presentaron al entonces gobernador Fellner con copia al vicegobernador Barrionuevo, no tuvieron respuesta, como tampoco la que envió a éste último, ya siendo jefe del Ejecutivo, la ADC y el Foro Periodismo Argentino.

El documento de la ADC en PDF

El documento de la ADC en PDF

La Asociación por los derechos Civiles es una organización no gubernamental, a-partidaria y sin fines de lucro creada en 1995 con el objeto de contribuir a afianzar una cultura jurídica e institucional que garantice los derechos fundamentales de la persona, sustentada en el respeto por la Constitución y los valores democráticos.

El informe fue presentado la semana pasada durante un acto realizado en el Auditorio del Colegio Farmacéutico de Jujuy.

Ver el documento de la ADC completo en PDF

4 Responses to Reveladora investigación sobre
la publicidad oficial en Jujuy

  1. Graciela

    Qué sorpresa, Libertario. Periodismo independiente u Obsecuente?

  2. Carlos

    Huummm… No estoy tan de acuerdo Grace. ¿Obsecuentes con quién?.. No entiendo.

  3. El informe esta buenisimo, lo unico que cuestionaria es a castro, de la unju, que no tiene autoridad moral para hablar de periodismo porque nunca en su vida trabajo en la redaccion de un diario ni en una radio ni television. Escribir de vez de en cuando en alguna revista, no es ser periodista. Aparte, con lo que cobra en la universidad por tres cargos juntos (vaya “vianda”), es facil “horrorizarse” de los periodistas, esos “miserables” que cometen el pecado de buscar unos mangos para poder comer y pagar los espacios que necesitan para trabajar. Realmente hay que ser cararrota.

  4. Jaime

    Perdón Graciela por la pregunta pero ¿Leíste la nota?

    Como Carlos, no logro entender lo de la obsecuencia.

    Lo que si entiendo al leer la nota es como confunden con facilidad algunos lo que es el presupuesto público con el patrimonio privado.

    La publicidad oficial sirve y mucho a la comunidad cuando está diseñada e implementada en función de un objetivo de servicio público. Cuando se espera de sus resultados crear una canciencia social en algún tema de relevancia. Ejemplos hay varios: ahorro energético, prevención de accidentes, campañas de salud preventiva, por dar algunos temas, son adecuados.

    Ahora, si el objetivo de la publicidad oficial es otorgar puntos en las encuestas a los funcionarios….. Nada de malo hay en la publicidad política, siempre que los recursos se generen por parte de los beneficiarios de la misma, de su propio peculio.

    Caso contrario, las reglas de juego deben ser claras y permitir a todos los posibles aspirantes, del partido o movimiento que sea, idéntico acceso a los recursos del estado. Esto ayudaría a garantizar la verdadera libertad de elegir de la sociedad a sus genuinos representantes.

    Si no, el actual sistema beneficia claramente a quien detenta el poder político o económico, otorgandole grandes ventajas respecto al resto.