El Diablo, desde un barrio de Jujuy

El elenco saluda en la despedida.

El elenco saluda en la despedida.

El problema del bien y del mal, tan antiguo como la Humanidad misma, es abordado en “La Salamanca”, obra del joven escritor Federico Leguizamón, que fue puesta en escena por el Taller de Teatro Universitario de Jujuy (Tunju), bajo la dirección de Edmundo Asfora.

El relato se centra en la historia de un joven que quiere triunfar en la música y a través de una bruja de barrio llega a una Salamanca, conoce al Diablo “en persona” y firma el trato que le garantiza el éxito, pero –como es de esperar- a un altísimo precio.

La particularidad de esta Salamanca es que sus protagonistas son jujeños y ven al mundo desde Jujuy, con todo lo que eso significa.

Se destaca la expresión corporal de Sonia Juárez, el Diablo, y en la parte final, la interpretación de Pedro, el joven que quiere ser una estrella de la música, encarnado por el actor Ciro Montaño.

La obra  abunda en bailes y coplas jujeños, quizás en exceso, y se presta para lucir las máscaras y el diseño del vestuario, a cargo de Andrea Leañez y el plástico Daniel Armella, respectivamente.

Ganadora de un concurso de dramaturgia convocado por la Universidad Nacional de Jujuy, “La Salamanca” tiene muchos momentos densos y algunas chispas de humor original, como cuando el Sapo, secretario del Diablo, se lamenta que la pobreza es tanta que ya no hay monedas porque los ricos las guardan. “Aquí solamente hay hijos y perros”, declara el batracio.

El elenco del Tunju se completa con Nadia Galíndez (María), Rosa Alabí (la Bruja del barrio), Pablo Morales (Lacoste, el político); María Pía Tejerina, Karina Ramos y José Mamaní (los árboles); Carlos Bustamante (Saratoga), Karina Ramos (Raquel), José Mamaní (Enamorado), Pablo Morales (El Sentado), Joel Paco (Futbolista) y María Pía Tejerina y José Mamaní (médicos). Los bailarines son Andrea Leañez, Nadia Galindez, Florencia Espinosa, Karina Ramos, María Pía Tejerina, Daniel Usqueda, Joel Paco, Carlos Bustamante y José Mamaní.

Pedro, la Bruja, el Político y los árboles, en la puerta de la Salamanca.

Pedro, la Bruja, el Político y los árboles, en la puerta de la Salamanca.

One Response to El Diablo, desde un barrio de Jujuy

  1. andres leañez

    me parese muy lindo y hermoso lo que hacen . yo creci en jujuy y tengo recuerdos hermosos .les deseo las mejores de las suertes sigan adelante con lo que hacen .