El oficialismo busca la aprobación de la prórroga de la Emergencia Económica

Buenos Aires – El oficialismo de la Cámara de Senadores intentará este miércoles convertir en Ley un conjunto de proyectos impulsados por el Poder Ejecutivo que establecen una nueva prórroga a la Ley de Emergencia Económica y Sanitaria del país, así como a la Ley del Cheque y de la Alícuota al Precio de Venta de los Cigarrillos.

Luego de que la Cámara de Diputados sancionó las normas, y una vez que el Ejecutivo envió la prórroga de las sesiones ordinarias que concluirán el 30 de noviembre, será el Senado el encargado de discutir los proyectos.

Según se informó, está previsto que la sesión que será extensa, comience alrededor del mediodía para extender las discusiones hasta bien entrada la noche.

Sin embargo, los detalles de la sesión serán acordados en una reunión de Labor Parlamentaria que se realizará mañana al mediodía.

Allí se dispondrá de la lista de temas que serán tratados en la sesión del día siguiente, entre los que además se cuentan una especificación a la Ley de Bienes Personales y un aumento de la alícuota del Impuesto al Gasoil.

La prórroga de la Ley de Emergencia Económica, cuya norma originaria fue votada por primera vez en enero de 2002 tras la caída del gobierno de Fernando De la Rúa, mantiene la emergencia laboral y sanitaria declarada tras la crisis de 2001.

Entre los motivos que justifican esta prórroga, el Poder Ejecutivo hace referencia en el texto a que “la agudización de la crisis internacional amerita la adopción de medidas preventivas que le permitan al país minimizar eventuales efectos negativos”.

Con esta norma en su poder, el Ejecutivo podrá renegociar los últimos contratos que faltan de las empresas de servicios públicos, reordenar el sistema financiero, bancario y el mercado de cambios, reactivar la economía, mejorar el nivel de empleo y la distribución de ingresos y crear las condiciones para la reestructuración de la deuda pública.

La Ley del Impuesto al Cheque, cuyo nombre técnico es del Impuesto sobre los Créditos y Débitos Bancarios, fue establecida en 2001 por el entonces ministro de Economía del gobierno de la Alianza, Domingo Cavallo, para “contribuir a consolidar la
sustentabilidad del programa fiscal y económico”.

Su imposición en ese momento generó muchos conflictos con los gobiernos provinciales, ya que sólo el 30 por ciento de lo que se recauda por ese impuesto es coparticipable.

Debido a ello, las provincias sólo reciben algo menos del 15 por ciento neto de la recaudación del gravamen.

La prórroga al Impuesto a la Venta de Cigarrillos, en tanto, consta de una alícuota que fluctúa entre el 7 y el 22 por ciento sobre el precio al público del producto.

Algunos senadores de las provincias tabacaleras, como el justicialista Guillermo Jenefes, anunciaron que votarán en contra de la medida si antes el Ejecutivo no envía su compromiso (como hace todos los años) para que el porcentaje que se aplique sobre
la venta de cigarrillos sea el más bajo.

Otra de las leyes que los senadores deberán discutir es la que agrega precisiones sobre los alcances del impuesto a los bienes personales y ratifica la decisión que se adoptó el año pasado cuando se decidió incrementar de 102.300 a 305.000 pesos el monto
mínimo no imponible de este tributo.

Finalmente, será llevado al recinto un proyecto que establece un  aumento en la alícuota del gasoil del 21 al 22 por ciento para el transporte de pasajeros de áreas urbanas y suburbanas, con excepción de la Ciudad de Buenos Aires y el área Metropolitana de Buenos Aires para evitar aumentos en las tarifas.
(Télam).