Fragata “libertad” regreso a puerto tras viaje de instrucción

Buenos Aires – La fragata “Libertad” llegó hoy al Puerto de Buenos Aires tras el 39§ viaje de instrucción de guardiamarinas hombres y mujeres, quiénes se reencontraron en el muelle con sus familias, luego de estar embarcados ocho meses y amarrar en unos 18 puertos.

El buque escuela de la Armada, al mando del capitán de navío Juan José Iglesias, fue escoltado en su ingreso por la lancha Río Santiago y yates y veleros que paseaban en el río ventoso, al sol del mediodía.

La nave amarró en el Quinto Espigón de Puerto Nuevo y los guardamarinas bajaron a cubierta, rápidos como ardillas, desde los tres palos y la cruz de las velas, luego de saludar al público desde unos 20 metros de altura.

La fragata zarpó de Buenos Aires el pasado 5 de abril y visitó Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Port Louis (Mauricio), Port Victoria (Seychelles), Bombay (India), Malaca (Malasia), Manila (Filipinas), Shanghai (China), Pusan (Corea del Sur) y Tokio
(Japón).

Con la dotación de 315 personas entre las que se contaron 87 guardiamarinas en comisión y profesores de la Escuela Naval Militar, también tocó los puertos de Apra Harbour (Guam-Islas Marianas), Noumea (Nueva Caledonia), Sydney (Australia), Wellington (Nueva Zelanda), Valparaíso y Punta Arenas (Chile) y Montevideo (Uruguay).

Eliana, de 25 años, hizo el viaje de egresada en la fragata y se reencontró con su hermana Silvina, quien llegó a Buenos Aires desde la localidad misionera de Oberá.

“Estábamos siempre en contacto y me hablaba del buen compañerismo que encontró en el barco, con un trato igualitario con los varones”, dijo a Télam Silvina de su hermana, que comenzará la carrera de oficial para ser Práctica de Máquinas.

Pablo Varela, capitán de corbeta y jefe de Estudios del buque, dijo a Télam estar “satisfecho por los resultados del viaje porque fue largo, se navegó mucho, y el personal adquirió el conocimiento práctico que le va a permitir desempeñarse como oficiales dentro de quince días”.

“Estoy muy contento también por la adaptación que han tenido los oficiales de las marinas extranjeras invitados por la Armada argentina con el objetivo de que se conozcan los oficiales de las armadas amigas de Australia, Nueva Zelanda, la India, Japón, Alemania, Brasil, Chile, Paraguay”, entre otras.

Según Varela, “las mujeres ya están totalmente integradas porque cursan en la Armada desde hace unos ocho años, y esta es la tercera camada de guardiamarinas en la que hay personal femenino”.

El mayor riesgo sufrido por la tripulación durante la travesía fue “un tifón del que tuvimos que escaparnos llegando al puerto chino de Shangai, pero lo logramos gracias a la muy buena información meteorológica, aunque demoramos dos días la entrada a puerto”, relató.

La Fragata Libertad fue construida en los Astilleros Río Santiago y botada en 1956.

Su eslora es de 103 metros y manga de 14, con un calado de 6,65 metros y 27 velas en aparejo tipo fragata de tres palos.

Entre sus trofeos, el buque escuela luce la “Gran Medalla”, que evoca la travesía totalmente a vela que significó un récord mundial para grandes veleros en el cruce del Atlántico Norte, por navegar 8 días y medio recorriendo 2.058 millas entre Cabo Race (Canadá) y la línea imaginaria Dublin-Liverpool, en 1966.

La promoción 137 del Cuerpo de Combate y 93 del Cuerpo Profesional de la Escuela Naval Militar fue recibida por el almirante Alvaro Martínez, director de Educación de la Armada, y otras autoridades de la fuerza.
(Télam).