El turismo estudiantil junta fuerzas para seguir creciendo

San Carlos de Bariloche – La industria del turismo estudiantil logró fortalecerse con la regulación impulsada por el gobierno nacional en 2007, que generó un sistema de garantías contractuales y de seguridad, y todos sus operadores se juntaron para continuar impulsando al sector aún en el marco de la crisis internacional existente.

El mercado turístico fluctuó mucho en los últimos años hasta estabilizarse en unos 115.000 pasajeros anuales hacia Bariloche, la cifra de la temporada en curso que finalizará alrededor del 23 de enero.

El mejor momento fue entre 1997 y 1998, cuando llegaron 160.000 en el año, y con la crisis de 2001 el número cayó abruptamente a unos 70.000.

De a poco volvió a crecer y se incorporó la recepción de estudiantes latinoamericanos, en especial de Uruguay, Chile y Brasil.

El año pasado el total fue de 112.000 chicos y para 2009 ya se vendieron 100.000 plazas.

Bariloche recibió en los últimos días a los operadores nacionales del sector y funcionarios de la Secretaría de Turismo y el Ministerio de Trabajo, a quienes se sumaron los prestadores de la ciudad, el más importante destino del país en el segmento.

La inesperada quiebra de Zaiga Travel hace un año y medio, empresa que abandonó a su suerte a miles de estudiantes que habían contratado sus servicios, marcó un punto de inflexión en la actividad.

Este quebranto fue el único que defraudó a tantos jóvenes, muchos de los cuales estaban en Bariloche en pleno viaje de egresados y obligaron al gobierno nacional, la Municipalidad local y otras empresas a cubrir la falencia.

La Secretaría de Turismo de la Nación dispuso, entonces, la solución definitiva a los recurrentes problemas contractuales del sector y promovió la resolución 237 para la ley 25.599, que regula la actividad de agencias de viajes estudiantiles.

Esta resolución estableció la habilitación obligatoria de las agencias ligada a un fondo fiduciario de garantías, compuesto por el 6 por ciento del contrato que paga cada pasajero: es la denominada “cuota cero”, la primera de trece cuotas que cancelan con un año de antelación.

Además hay una caución depositada de cada agencia en actividad.

Leonardo Botto Alvarez, director de Control de Calidad de la Secretaría de Turismo, dijo a Télam que la aplicación de esta resolución fue “absolutamente exitosa”, ya que “evitó hasta ahora problemas contractuales” nuevos.

“Muchos decían que las agencias cerrarían y que el turismo estudiantil decaería pero hoy tenemos más de 230 agencias trabajando bien y las familias de los chicos agradecen que el viaje se haga bajo una garantía absoluta”, afirmó.

Indicó que el fondo reunido es de alrededor de 20 millones de pesos y que tienen la expectativa de incrementarlo a 30 millones en breve: “la idea es contar con la garantía para cubrir la (imprevista) desaparición de dos empresas grandes y tres chicas, lo que es mucho”, dijo. Alcanzado el monto necesario para ello, los aportes irán bajando.

“Ahora resta seguir perfeccionando el sistema, avanzar sobre la regulación de la figura del coordinador y la ficha médica, lo que implica mejorar la cobertura del egresado”, agregó.

Daniel García, presidente de la Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche (ATEBA), destacó la unión de todo el sector y la disposición de las autoridades nacionales para “seguir creciendo”.

“Más allá de la crisis y de los problemas que surgen a diario, la idea es mejorar siempre. Ahora definiremos paquetes promocionales para la baja temporada y no se detendrá la mejoría en materia de calidad. Realmente estamos muy conformes” expresó el empresario.

García agregó que las conclusiones del encuentro en Bariloche “fueron muy buenas” y que “quedó en claro la intención del gobierno nacional de ayudar y acompañar a las empresas operativamente y para superar las dificultades en cumplir la normativa”.
(Télam).