Coreanos en Argentina cumplen 43 años de presencia en el pais

Buenos Aires – La comunidad coreana en Argentina, que cumple 43 años de presencia en el país, brega por poder difundir más las particularidades de su cultura, integrándose al país, y a la vez seguir progresando económicamente, sobre todo en el rubro textil.

El embajador coreano en Argentina, Eui Seung Hwang, recordó que “los primeros inmigrantes vinieron a la Argentina en 1965.

Eran 163 y vinieron en barco. Tardaron dos meses y medio en hacer el viaje”; y sostuvo que “los coreanos se insertaron mucho en la cultura”, debido a que “muchos se quedaron encantados con Argentina y se quedaron a vivir en este país”.

En una entrevista con Télam realizada en la Embajada de ese país en Argentina, miembros de la comunidad en el país relataron sus experiencias de vida desde sus diferentes actividades.

El presidente de la Asociación Coreana de Empresarios en Argentina, Jorge Kim, señaló que la entidad agrupa a pequeños y medianos empresarios coreanos con 850 locales en el país, concentrados principalmente en el barrio porteño de Flores (en la Avenida Avellaneda), y que se dedican a la industria textil.

“Ellos compran telas, hacen moldes y cortes, y confeccionan ropa, en su mayoría ropa femenina de uso cotidiano”, dijo Kim.

Recordó que “en los ’80 los judíos predominaban en el barrio de Once y le daban trabajo a los coreanos que hacían costura”, por lo que entendió que “nos conviene mucho tener comunicación con miembros de la colectividad judía, ya que podemos aprender mucho de ellos”.

“Por suerte elegimos un buen rubro, el textil”, sintetizó el titular de la asociación, ya que los coreanos han podido progresar económicamente y comenzaron a contratar inmigrantes bolivianos, quienes desde marzo establecieron una asociación y mantienen “bastante contacto fluido” con los coreanos, señaló Kim.

El director del Centro Cultural Coreano en América Latina, Yoon Hoh, recordó que el centro, establecido hace dos años y ubicado en Coronel Díaz 2884, se creó para difundir la cultura de Corea en Argentina; ya que “la cultura extranjera se difunde con diplomacia cultural”.

“Queremos acercarnos al pueblo argentino desde todos los campos culturales”, manifestó Hoh, y para ello el centro participa de ferias como la del Libro y la de Turismo; y también hay encuentros de cine, de comidas y desfiles de ropa tradicional, y espectáculos de tambores “samulnori”, como el del grupo Nu Ri Pe.

El centro también cuenta con un sitio web en tres idiomas: castellano, coreano, y algunas partes en portugués, en www.argentina.korean-culture.org.

Mencionó que una de las primeras preguntas que reciben es si en Corea hablan en chino y dijo que a eso siempre deben responder que “los coreanos hablan coreano. No es un dialecto del idioma chino o del japonés, sino que tiene su propio alfabeto y pronunciación desde hace más de 500 años”, puntualizó.

La periodista y abogada Jin Yi Hwang llegó al país con 8 años de edad, y como la primera coreana en recibirse de locutora nacional en el ISER, en 1999, ingresó a trabajar ante cámaras en el noticiero de Telefé.

“Fui beneficiada de esa curiosidad o esa sorpresa que habrá despertado el hecho de que aparezca una cara completamente diferente”, expresó Hwang, ya que su condición era la de “una inmigrante que intenta vencer el primer enemigo, que es la barrera idiomática”.

Entendió como “todo un símbolo de apertura social” el hecho de haber podido trabajar en Telefé Noticias, lo que la hizo muy conocida en la colectividad coreana.

Por otro lado, Hyun Su Kim trabaja en el Diario Central Coreano, uno de los dos diarios de la comunidad que se editan en Argentina, exclusivamente en idioma coreano, y que se distribuye de lunes a viernes, fundamentalmente en la zona de Flores.

“La principal función del diario es mantener informada a la colectividad lo que pasa en Corea y lo que pasa en Argentina. Por eso el diario se divide en dos partes”, señaló.

“Lo llamativo es que hay una página donde salen siempre las noticias de la colectividad coreana, y ahí está mi aporte. Escribo notas sobre las actividades o los encuentros que realizan los coreanos en Argentina”, dijo Hyun Su Kim, quien además acotó que se publica información sobre los coreanos en Brasil y en Paraguay.

Explicó que “la mayoría de los lectores son de la primera generación, que saben leer bien coreano, de entre 40 a 60 años de edad”, y señaló la necesidad de “poner alguna edición en castellano”, ya que “nuestra amenaza es que con el correr del tiempo, vaya cambiando la generación y que haya menos lectores si lo jóvenes hablan cada vez menos coreano”.
(Télam).