Salud: usan toxina botulínica para tratar casos de espasticidad

Buenos Aires – El empleo de la toxina botulínica tipo A, conocida como botox, posibilita mejorar en casi un 70% los casos de espasticidad producidos por accidentes cerebrovasculares, reveló hoy un informe médico.

Una de las primeras consecuencias luego de que se producen los accidentes cerebrovasculares es la espacticidad que afecta a los grupos musculares y su principal característica es que cuanto más intenta el paciente movilizar la parte afectada, más resistencia y endurecimiento presentan los músculos.

En la actualidad, existe un tratamiento interdisciplinario que logra de manera paliativa controlar esos síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes con la asistencia del fisiatra, el neurólogo, el traumatólogo y ortopedista y la fisioterapista y terapista ocupacional.

La fisiatra Inés Viltre sostuvo en el informe médico que “existen dos factores de suma importancia: el enfoque interdisciplinario del paciente en rehabilitación y el uso de toxina botulínica como una alternativa útil, para el tratamiento de la espasticidad focalizada”.

Por su parte, la fisiatra Roxana Secundini explicó que “luego de la aplicación de la toxina, el siguiente paso es la rehabilitación física, que es realizada por un equipo de terapistas físicos y ocupacionales”.

Insistió en que “el trabajo interdisciplinario permite alcanzar notables mejoras en la calidad de vida del paciente, en su capacidad motriz y en su independencia diaria”.

Los especialistas estimaron que es posible lograr una mejoría de hasta el 70% en la espasticidad producida por accidentes cerebrovasculares, con la aplicación de la toxina botulínica tipo A.
(Télam).