Vargas Durán desmintió a funcionario capitalino

Comisionado de Yala, Facundo Vargas Durán.

Comisionado de Yala, Facundo Vargas Durán.

Aseguró que “en ninguna oportunidad, sea mediante nota o verbalmente he acusado o denunciado que exista una invasión de jurisdicción por parte de la capital”.

El comisionado municipal de Yala, Facundo Vargas Durán, salió al cruce de declaraciones del director de Tránsito de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, Lisandro Aguiar, respecto a la situación planteada por deficiencias del servicio de transporte urbano de la línea ETAP, que conecta esa localidad con la capital.

Aguiar había manifestado en una reunión con vecinos, que fue aceptada a través de un decreto la dimisión de la concesión del servicio de transporte de pasajeros que prestaba la Empresa ETAP, a raíz de un planteo de invasión de jurisdicción por parte del comisionado de Yala.

“En ninguna oportunidad, sea mediante nota o verbalmente he acusado o denunciado que exista una invasión de jurisdicción por parte de la capital. Tal planteo no existe, por eso me llama poderosamente la atención que el funcionario de la capital diga semejante barbaridad para justificar su accionar”, aseguró Vargas Durán.

Señaló que “en dos ocasiones hemos hablado con el intendente Jorge en donde analizamos la posibilidad que desde el Municipio de Yala nos hagamos cargo paulatinamente del otorgamiento y control del transporte público de pasajeros, pero el punto crítico sobre el que no se pudo avanzar estaba dado por cuanto desde Yala planteábamos que al ingresar al ejido de la capital se nos respete el recorrido habitual que se viene realizando desde hace más de 40 años, es decir ingresar por Reyes, Los Molinos, Huaico, Parque San Martín Terminal de ómnibus y viceversa. Como no se pudo acordar sobre este tema de respetar el recorrido habitual en caso de que Yala se haga cargo de su transporte –puntualizó el comisionado- se decidió con el intendente Jorge seguir analizando la situación, inclusive de involucrar a la provincia en la discusión, pero jamás hemos planteado esa cuestión desde la orbita del avasallamiento de jurisdicciones o de competencias, y lo más sorprendente del tema es que el Director de Tránsito y Transporte de la Capital estuvo presente en esas reuniones por lo que realmente nos sorprende las manifestaciones que realiza por los medios, alegando cuestiones inexistentes para justificar la suspensión del servicio”.

“No es mi intención profundizar las diferencias que pudieran existir, sino tan solo aclarar a la opinión pública, que es nuestra preocupación mejorar la calidad del servicio, más allá de los ribetes políticos o mediáticos que algunos le quieran dar a esta cuestión. La Municipalidad de la capital de la noche a la mañana decidió suspender el servicios de transporte urbano que tenían alance hasta nuestra jurisdicción desde hace más de 40 años, ocasionando con ello un serio perjuicio a los usuarios”, añadió.

Sostuvo asimismo que “más allá de la competencia interjurisdiccional que plantea la Municipalidad de la capital, considero que con la firma de un convenio de reciprocidad entre ambos municipios se puede zanjar la cuestión, sin generar ninguna situación traumática y sin transgredir la normativa vigente, tal como en su momento lo planteó el concejal Ekel Meyer y luego el concejal Robles desde el Deliberante de la capital, pero sin concreción a la fecha. Por ello entiendo que toda la cuestión hoy esta sometida a la buena predisposición que pudiera existir de los municipio involucrados, y esperamos se pueda concretar por cuanto el interés supremo a defender es el bienestar de los usuarios”.

Por último y en relación al transporte alternativo de pasajeros Vargas Durán señalo: “Por ordenanza del año 1999, se estableció un cupo de 60 autos para ser habilitados como remises por el Municipio de Yala, de los cuales a la fecha tan solo se encuentran autorizados a prestar ese servicio 40 vehículos, existiendo por ello un auto cada casi 200 habitantes lo cual es razonable. Aunque debo reconocer que el inconveniente se presenta con los autos truchos, que nos resulta casi imposible detenerlos”, reconoció.