Cristina anuncia $13.200 millones para plan de contingencia

Buenos Aires – La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció hoy que el estado destinará 13.200 millones de pesos para un plan de contingencia que incluirá incentivos a la producción, la inversión, el trabajo, el empleo y el consumo, bajo distintos instrumentos que apuntarán a la prefinanciación de exportaciones y a capital de trabajo.

En la residencia de Olivos y acompañada de los integrantes del gabinete nacional, gobernadores, dirigentes sindicales y representantes de la industria y el comercio, Cristina delineó los puntos principales del denominado Plan de Contingencia destinado a enfrentar la crisis global.

“Debo confesarles que ésta es una reunión que nunca me hubiera gustado tener, pero cuando los argentinos estábamos manteniendo e incrementando los niveles de crecimiento y reactivando políticas de promoción a la industria, nos llegó desde afuera y no desde nosotros, esta crisis global iniciada en septiembre”, dijo la presidenta.

Cristina sostuvo que “en esa historia estábamos los argentinos creciendo al 7 o al 8 por ciento, reduciendo la desocupación y con la participación de un 43 por ciento de los trabajadores en el PBI cuando el mundo nos complicó”.

“Cuando veníamos desarrollando un círculo virtuoso el mundo nos obliga a un encuentro como el de hoy y por eso estamos proponiendo este plan de contingencia cuando ni era impensable para las grandes calificadoras de riesgo, las mismas que criticaban nuestro modelo, que ocurriera semejante crisis, pero ocurrió”, subrayó.

La presidenta agregó que “esto nos obliga a funcionarios, empresarios y trabajadores a articular políticas contracíclicas y proactivas para enfrentar esta crisis que no la producimos los argentinos pero que vamos a tener que sufrirla en alguna parte”.

Cristina reiteró que “quiero decirles nuevamente que esta crisis se ha originado en los centros donde siempre se nos criticó durante estos cinco años y apelo a este relato en forma continua no con tono admonitorio, sino para que todos los argentinos aprendamos a mirar con mejores ojos a nuestro país y a los modelos que propiciamos; el del crecimiento y la acumulación”.

La jefa de estado anunció de inmediato que el estado destinará 13.200 millones de pesos para incentivar “la inversión, el trabajo el empleo y el consumo” y explicó que “lo haremos con distintos instrumentos algunos destinados a la oferta de capital de trabajo, a la prefinanciación de exportaciones, a proyectos de inversión que mejoren la competitividad y otros a apuntalar la demanda del consumo”.

Agregó que los canales “serán los que existen” y en ese marco explicó que serán “el Bice para la prefinaciación de exportaciones y el circuito financiero existente con colocaciones del ahorro público” y recordó que “saben ustedes que el ahorro público ya no es de las Afjp sino que ahora es del Estado con un stock de 7.500 millones de pesos”.

Con respecto a las tasas explicó que “vamos a emplear el sistema por licitación con el mercado abierto electrónico (el Mae) que dará transparencia absoluta fijando tasas del 11 por ciento y con planes predeterminados en cuanto adonde orientar los fondos”.

Cristina indicó también que “una cosa importante que tienen que saber todos es que para poder acceder a cualquier línea de cualquier empresa industrial o fideicomiso agropecuario, prefinanciación de inversión o de capital va a ser imprescindible que aseguren su planta de personal”.

“Nadie que convierta en variable de ajuste a los trabajadores va a poder acceder a este tipo de financiamiento” enfatizó.

La presidenta dijo también que “la idea no es sólo apuntalar uno de los principales problemas de restricción al crédito, sino retornar a la normalidad de la tasas porque durante el tiempo que el ahorro público fue administrado por los privados la diferencia entre la tasa activa y la pasiva era demasiada alta y distorsiva”.

Cristina señaló que “el objetivo doble es tratar y lograr recrear un mercado de capitales que permita el acceso al crédito de bienes y de servicios”.

Explicó luego que para la prefinanciación de exportaciones que dará en el marco del Bice “la clave es fijar una tasa testigo al 11 por ciento y licitar sobre esa cifra”.

En ese marco, Cristina indicó que “no creemos que todo sea tan rígido; todos tenemos cierta inflexibilidad y rigidez porque así fuimos formados; los unos y los otros”.

“Pero debemos acostumbrarnos a la flexibilización, al cambio de políticas que pueden haber sido buenas y que pueden ser cambiadas, revisadas, corregidas; nos vamos a tener que acostumbrar en este mundo donde todo cambia todos los días, y donde no se emiten señales y políticas desde aquéllos que han producido la crisis” recalcó.

Luego la presidenta anunció incentivos para el consumo por 3.500 millones de pesos con créditos de hasta 5 mil pesos lo cual representarán 700 mil préstamos.

Para la industria anunció 1.250 millones de pesos divididos entre la prefinanciación a exportaciones y el capital de trabajo, además de los créditos del Banco Nación para Pymes “que están por fuera de los 13.200 millones de pesos de la contingencia” aclaró.

En cuanto al mercado de autos anunció que “la industria automotriz ha tenido caídas mundiales” y dijo que “hoy leía en letras de molde en la portada de un periódico que había caído un 26% la venta y esa es una cifra errónea; se ha reducido la producción en terminales de autos pero la venta es un 15 por ciento  y no un 26 por ciento”.

“Esto lo confirman las terminales porque en definitiva es el cliente el que marca el ritmo. Sin embargo, para asustar un poco mas publican esos números porque queremos ser mas que todos si los demás tienen crisis la nuestra debe ser mas grande que la de todos” dijo.

Cristina agregó que “creo que este tema es mas un tema de la psicología que de la economía, pero por suerte no son todos los que piensan de esa forma”.

Agregó que “pese a todo este año vamos a llegar a los 610 mil autos, por eso pese a todo y a todos estamos con superávit de acuerdo al año anterior”.

En el tema de incentivos a los autos anunció que se destinarán 3.100 millones de pesos, y explicó que “estamos discutiendo con quienes producen y comercializan los autos y en ese sentido hay que saber que ya no pueden mantener los márgenes de rentabilidad de otras épocas porque este esfuerzo de los argentinos debe comprender también al sector empresario”.

“Nadie pretende que pierdan pero lo que pretendemos es que parte de esas formidables rentabilidades sean para sostener el nivel de actividad y el empleo de los argentinos”, subrayó.

Aclaró que los créditos serán de carácter prendario y que apuntarán a promocionar la compra del “primer cero kilómetro para que los sectores que no pueden llegar a ese cero kilómetro puedan hacerlo”.

“De esta manera -indicó Cristina- fomentaremos la adquisición del primer cero kilómetro desalentando la sustitución que neutralice la inversión; a eso apuntará este plan en este sector”.

En cuanto a los utilitarios y camiones dijo que se prevé un incentivo de unos 650 millones de pesos que continuará al sector productivo y de servicios.

Por último la presidenta anunció los incentivos en materia del agro, donde se destinarán 1.700 millones de pesos para la prefinanciación de exportación y de capital de trabajo.

En ese marco, apuntó a promover distintos cultivos y economías regionales y también anunció incentivos para otros rubros como la madera, la miel y la lana.

Anunció también las reducciones a las retenciones en maíz y el trigo de 5 puntos porcentuales y lanzó lo que denominó el Plan Maíz Plus y Trigo Plus con un mecanismo destinado a rebajar en un punto mas las retenciones en la medida del crecimiento de ambos producciones.

Finalmente la presidenta reiteró que “todavía algunos creen que un trabajador es un costo en la nómina salarial y un trabajador sale a consumir con lo que ustedes le pagan y así compra a una moto o un par de zapatos; el trabajador es sinónimo de consumo”.

“Este plan contingente está en marcha y antes de ponernos a diagnosticar o a llorar nosotros resolvimos trabajar y proponer y para eso nos eligió la gente que vota no sólo a los políticos también a los sindicalistas porque hay que saber que lo importante es preservar el vínculo laboral que nos convierte en sociedad diferente”, subrayó.

Por último dijo que “hay que entender que ya no es posible la rentabilidad de otrora, cuando las vacas propias y las del mundo eran gordas; hoy es tiempo de sensibilidad, operatividad y racionalidad; esto es lo que va a valorar la sociedad mas allá del centimetraje que cada uno tenga en los medios con declaraciones despampanantes pero poco efectivas: resolver los problemas es la clave y en eso estamos”.
(Télam).