Aprobó Diputados avanzar con la expropiación de Aerolíneas y Austral

Buenos Aires – El proyecto que propone declarar a Aerolíneas Argentinas y Austral de “utilidad pública” y que le permitirá al Poder Ejecutivo avanzar en su expropiación, fue aprobado ayer por la Cámara de Diputados, que giró al Senado la iniciativa para su sanción definitiva.

En el marco de una sesión especial convocada por el oficialismo, la iniciativa fue aprobada en general por 153 votos contra 84, con el respaldo mayoritario del bloque oficialista y bancadas aliadas y el rechazo de la oposición encabezada por el radicalismo, la Coalición Cívica y el PRO.

Al defender el proyecto, el titular de la comisión bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones, el kirchnerista bonaerense Mariano West reafirmó que la expropiación es “el mejor camino” para resolver la situación de Aerolíneas Argentinas y Austral.

“Venimos a proponer una expropiación, de la que estamos dispuestos a pagar las deudas legítimas, pero no vamos a pagar ninguna deuda ilegítima”, declaró West al inaugurar en el recinto el debate del proyecto impulsado por el oficialismo.

En el marco del debate, el oficialismo aceptó una propuesta de modificación impulsada por el SI y Claudio Lozano de Proyecto Sur que plantearon la necesidad de discriminar las deudas legítimas de aquellas que no correspondan ser asumidas por el Estado, cuestión que se incluyó en el artículo 6 del texto.

Otra de las modificaciones consistió en incluir un párrafo para establecer la “obligación de la presentación en un plazo máximo de 180 días de un plan general de negocios y de un plan estratégico y operativo que garantice el reequipamiento y la mejora de servicios”.

En el cierre del debate, el titular del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, destacó la importancia de “mantener un servicio público que consideramos esencial” y puso de relieve la necesidad de hacerlo “de la manera menos onerosa para el Estado y prestarlo con el conjunto de los empleados”.

Previamente, el kirchnerista tucumano Gerónimo Vargas Aignasse sostuvo que “recuperar el control de Aerolíneas es un paso importante para regularizar el servicio público de aerotransporte que ha sido deficitario y ha perjudicado enormemente a los argentinos y a los turistas extranjeros”.

Por su parte, y al respaldar el proyecto, el diputado nacional Ariel Basteiro (Encuentro Popular y Social) cargó contra el accionista mayoritario de Aerolíneas Argentinas, al señalar que “el grupo Marsans tiene muchos muertos en el placard como para ir a reclamar algo a la justicia internacional”.

Desde el Movimiento Popular Neuquino (MPN), el diputado José Brillo, anticipó el respaldo de ese bloque a la expropiación de Aerolíneas, al asegurar que “así como apoyamos la reestatización hoy  vamos a acompañar este proceso de expropiación”.

En tanto, el diputado de Proyecto Sur, Claudio Lozano, ratificó su certeza de que “Aerolíneas debe ser del Estado” pero sin hacerse cargo de “deudas que no le corresponden” y anticipó que, “si ése es el criterio del oficialismo”, acompañaría el
proyecto.

Por la oposición, el diputado de la Coalición Cívica Juan Carlos Morán rechazó la expropiación y afirmó que “terminará saldando una historia de vaciamiento de la empresa”, a la vez que sostuvo que “en una auténtica República los empresarios y funcionarios que vaciaron Aerolíneas deberían ir presos”.

El radical Alejandro Nieva adelantó que ese bloque votará en contra del proyecto del oficialismo y consideró que “se sigue tomando con ligereza el tema”, al afirmar que “seguimos esperando información precisa del estado jurídico y patrimonial de las
empresas”.

La comisión bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones consideró que la imposibilidad de un acuerdo entre Marsans y el gobierno nacional, frustró el rescate de Aerolíneas por medio de la compra y recomendó impulsar un proyecto de expropiación para asegurar la continuidad del servicio.

Ante esa situación, el oficialismo impulsó un proyecto en el que los diputados consideraron que “la situación económico-financiera en que se encuentran las empresas no reúne las condiciones mínimas necesarias para garantizar la estabilidad, eficiencia y expansión del servicio en el país”.

Con la sanción de este proyecto, el oficialismo busca concluir el proceso de traspaso que comenzó meses atrás, cuando el Estado se hizo cargo del funcionamiento de la compañía a través de un acta acuerdo, que luego derivó en una ley de transferencia
sancionada meses atrás por el Congreso.
(Télam).