Mano dura para los que ensucian la ciudad

Concejal Ekel Meyer (Tercera Vía).

Concejal Ekel Meyer (Tercera Vía).

El Concejo Deliberante sancionó una ordenanza que endurece las sanciones para quienes arrojen residuos en la vía pública, sean domésticos o patógenos.

La norma aprobada por el cuerpo deliberativo a partir de un proyecto del edil Ekel Meyer (Tercera Vía) modifica el artículo 21 de la ordenanza 1342/92, el que ahora estipula que “las infracciones a las disposiciones contenidas en la presente ordenanza, serán penadas con multas que irán desde el valor de una remuneración básica mensual de la categoría 1 de la administración pública municipal hasta 10 veces su valor de acuerdo a la gravedad de la infracción y con la consiguiente progresión: primera infracción: el equivalente al 40% del valor; segunda infracción: el equivalente al 60 % del valor; tercera infracción: el equivalente al 80 %.

La norma establece además que las sanciones accesorias a aplicarse para generadores comerciales, industriales y/o patológicos que infrinjan la ordenanza, pueden llegar de acuerdo a su gravedad hasta la clausura o inhabilitación del establecimiento.

“Toda otra deficiencia no enumerada expresamente que importe la trasgresión a las condiciones establecidas en la presente, será sancionada con multas graduales según su gravedad y de acuerdo con el criterio de la autoridad de aplicación y contralor”, estipula.

La Municipalidad podrá, si así lo considera necesario como medida ejemplificadora, dar a publicar el nombre del infractor y motivo de la sanción en los medios locales.

Meyer destacó que “es imprescindible crear una mayor y mejor conciencia en la población y evitar o disminuir la acción de tirar residuos en la vía pública por parte de los vecinos que aún no han tomado con seriedad y responsabilidad la necesidad de atender los problemas medio ambientales que ocasionan arrojar y generar depósitos de basura en cualquier lugar de la ciudad, en fragante violación a las ordenanzas 1342/92 y 4403/05”.

Más adelante, agregó que “esta situación no puede prolongarse más en el tiempo y teniendo en cuenta el tipo de basura generada, aparecen diversos problemas sanitarios y ambientales como son el desarrollo creciente de insectos y roedores, contaminación de recursos como consecuencia de su falta de control, ya sea por la ubicación cercana a los caminos o contaminación de napas subterráneas, incendios, intoxicaciones por ingestión de alimentos en mal estado, etc.”.

“Paralelamente – continuó – acorde con la situación económica del país, se fue desarrollando en algunos sectores una población socialmente marginada que ha vivido de lo que pueden encontrar en la basura, ya sean alimentos o materiales que recuperen y reciclan para venderlos”.

Por último, el edil afirmó que “lo que se pretende como único objetivo es evitar o disminuir los riesgos que implica el tirar basura en cualquier lugar, más aún si estos son patógenos, evitando que se propague hacia la población en general o a quienes al encontrarse en contacto diario con los residuos, contraigan un sin número de enfermedades infectocontagiosas producidos por la basura o residuos arrojados clandestinamente, sin tener cuidado ni conocimiento acerca de la eventual responsabilidad y peligro que potencialmente podemos sufrir todos”.

En referencia al cuidado de la limpieza de la ciudad, también se sancionó una minuta de comunicación mediante la cual se solicita al Departamento Ejecutivo Municipal que proceda a intimar a los propietarios de terrenos baldíos ubicados en los sectores B1, B2, B3, B4, B5, B6, La Loma , ATSA, 370 Viviendas 1ª y 2ª Etapa, 308º y 80º Viviendas del barrio Alto Comedero para que realicen tareas de limpieza y mantenimiento de los mismos, conforme a la legislación vigente.

La minuta, presentada por los concejales Mario Lucardi y Edgardo Agûero, surge como respuesta a la preocupación de los centros vecinales de los sectores mencionados. Al respecto, los ediles afirmaron: “la falta de cuidado de terrenos baldíos por parte de sus propietarios es una mala costumbre, generalizada en nuestra ciudad; estos parajes son espacios propicios para la delincuencia”.

Plaza de Cuyaya, hermosa pero llena de basura.

Plaza de Cuyaya, hermosa pero llena de basura.