Caso Tonatiúh: ¿el interés superior del niño o cuestiones jurídicas?

Tonatiúh

Tonatiúh

Jujuy – Tonatiúh Pantoja tiene nueve meses pero aún el Estado no le ha reconocido su nombre, una voz de origen azteca que significa dios del sol y que es parte de su identidad cultural. El caso del Tonatihu llegó al Tribunal Contencioso Administrativo que se declaró incompetente. Ahora su abogado ha interpuesto un recurso de inconstitucionalidad por sentencia arbitraria y junto a la madre del pequeño, Daniela Pantoja aguardan una resolución de la justicia.

Los hechos

Con fecha 27 de febrero del 2008, Daniela Marcela Pantoja se presenta, mediante una nota en la Dirección Provincial del Registro Civil y Capacidad de la Personas, a fin de inscribir a su hijo con el nombre de Tonatiuh Pantoja, conteniendo, la misma una breve explicación del nombre solicitado, como así también cita referida a la Convención de los derechos del niño y a la ley 18.248 artículos 1; 2 y 3 bis.

La mencionada solicitud fue recibida por un empleado, quien le “adelantó” a la señora Pantoja que el nombre solicitado no iba a ser aceptado y que volviera en treinta o cuarenta días.

Cinco días más tarde, el 3 de marzo del corriente año, Pantoja acompaña documentación respecto del nombre solicitado, esto es origen, significado, gráficos y nombres de personas llamadas Tonatiuh, y explicando la necesidad de resolver la cuestión con prontitud ya que debía regresar a Venezuela para cumplir con obligaciones laborales que allí le aguardaban.

El 21 de abril, el Director del Registro Civil resolvió no otorgar el nombre solicitado por Pantoja, con el argumento de que “no se han aportado los elementos que ameriten la excepción a la ley 18.248”.

En las dos notas presentadas solicitando el nombre de Tonatiuh, la primera el 27 de febrero y la segunda el 3 de marzo, se había mencionado el artículo 3 bis de la ley donde claramente se expresa “Podrán inscribirse nombres aborígenes o derivados de voces aborígenes autóctonas y latinoamericanas, que no contraríen lo dispuesto por el artículo 3, inciso quinto, parte final”. En este caso el nombre solicitado es un nombre aborigen y latinoamericano, tal como se acredita en la documentación agregada en el expediente administrativo.

El 9 de mayo, Pantoja apeló la resolución del Registro Civil ante el Juzgado de 1º Instancia en lo Civil y Comercial Nº 2, secretaria Nº 3 de esta ciudad, pero el 15 de mayo del 2008 el mismo se declaró incompetente.

Finalmente, Daniela Pantoja interpuso una acción de amparo ante el Tribunal Contencioso Administrativo, pero el 28 de octubre pasado el mismo se declaró incompetente.

Los fundamentos jurídicos del recurso de inconstitucionalidad

La Convención Internacional de los Derechos del Niño establece en su artículo 3, inciso 1º que: “en todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas y privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración primordial a que se atenderá será el interés superior del niño”.

“La resolución recurrida no sólo es arbitraria, sino que también es injusta, ya que en ningún momento se tuvo presente el interés superior del niño y la prioridad que esto implica al momento de interpretar las normas aplicables a fin de cumplir con un adecuado y racional servicio de justicia” consideró el abogado de Daniela Pantoja, Pablo Pelazzo.

Agregó el patrocinante que “el llamado bloque de constitucionalidad, constituido por los derechos de “tercera generación”, generan en el Estado, en este caso el provincial obligaciones de hacer. En el caso que nos ocupa esta obligación de hacer se traduce en el deber del director de Registro Civil, del Juez de Primera Instancia y del Tribunal Contencioso Administrativo, de interpretar y aplicar las normas teniendo en cuenta la operatividad y vigencia de la Convención de los Derechos del Niño. Esta omisión constituye un grave incumplimiento del deber de brindar un adecuado y racional servicio de justicia”.

Pareciera -interpretó el abogado- que “prima una especie de irracionalidad burocrática que impone y prioriza “cuestiones de competencia” por sobre la justicia. ¿No resulta irracional una declaración de incompetencia estando la parte actora como demandada de acuerdo, y teniendo un dictamen del Ministerio Pupilar, también en acuerdo con la inscripción inmediata del niño?”, cuestionó Pelazzo.

El derecho al nombre

El patrocinante de la madre de Tonatiúh, Pablo Pelazzo, explicó que en la ley 18.248 conocida como Ley del nombre, una modificatoria incorporó el artículo 3 Bis, que señala: “Podrán inscribirse nombres aborígenes o derivados de voces aborígenes autóctonas y latinoamericanas, que no contraríen lo dispuesto por el artículo 3, inciso quinto, parte final”.

El abogado refirió que esta norma “no dice que utilizar un nombre indígena sea una excepción reconocida para descendientes de pueblos originarios, tampoco dice que los nombres deban corresponder a culturas de esta región, sino de Latinoamérica, de manera que debería aceptarse el nombre sin más explicaciones que las efectuadas por la madre del niño”.

Al negársele la inscripción del nombre se ha contrariado también la Convención del Derecho del Niño, cuyo artículo 7 dice que “el niño será inscripto inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir nacionalidad”.

fuente: Agenda Pública

One Response to Caso Tonatiúh: ¿el interés superior del niño o cuestiones jurídicas?

  1. jorge

    pobre chico, dejen que crezca y veamos si piensa como su madre…