Tabacaleros de Jujuy: “estamos
siendo rehenes de una interna”

Guillermo Berardi

Guillermo Berardi

Jujuy – Las polémicas declaraciones de la senadora nacional Liliana Fellner (Frente Para la Victoria), en torno a la recomposición del Fondo Especial del Tabaco, provocaron la inmediata reacción de los productores tabacaleros, a quienes la legisladora había acusado de mantener a sus trabajadores en negro y utilizar mano de obra infantil.

En un diálogo exclusivo con El Libertario.com el ingeniero Guillermo Berardi, referente del sector, analizó la crítica situación por la que atraviesan los tabacaleros, y expresó su rechazo al proyecto del Poder Ejecutivo.

“Desgraciadamente, vemos que es un falso proyecto del Ejecutivo. Este es el viejo proyecto de la industria, el mismo que trató de hacer aprobar hace dos años. No se lo ha cambiado en nada y no sirve a las necesidades de la producción”.

Para graficar, realizó una simple pero contundente comparación “si hoy no tengo un peso y usted me da un plan jefes y jefas, tengo 150 pesos por mes. Pero esos 150 pesos no me alcanzan para vivir”. Agregó entonces que “el único proyecto que hoy nos está sirviendo medianamente para que la producción siga siendo viable, es el que tiene media sanción del Senado, porque en el otro proyecto los montos son sustancialmente menores”.

“Cuando a mi me aclaren por qué cobrar 90 centavos es mejor que cobrar dos pesos, en una de esas lo entiendo”, dijo irónicamente.

Aseguró que “nosotros hoy necesitamos cobrar por lo menos dos pesos más del Fondo. No 90 centavos y encima proyectados en dos o tres años y como tomándonos examen si nosotros hacemos las cosas bien o hacemos las cosas mal”.

En relación con la acusación de la senadora Liliana Fellner, sobre que el sector tabacalero tiene una mínima parte de sus trabajadores registrados y ocupa mano de obra infantil, Berardi señaló que “indudablemente la senadora no conoce el sector y también está mal informada”. Remarcó luego que “a veces uno no conoce y tiene buenos asesores y lo asesoran bien, pero parece que este no es el caso”.

Ahondando sobre la relación laboral que existe en esta actividad agrícola, explicó que “nosotros tenemos un convenio de corresponsabilidad donde nos descuentan por kilo de tabaco. Gran parte del Fondo está destinado a pagar los aportes previsionales. Si bien es cierto, el cien por ciento de los peones no están en blanco, esto no se debe a que uno quiera mantenerlos en negro, sino porque en el sistema operativo de toma de mano de mano de obra, existe siempre una demora”.

“Nosotros no somos una fábrica –remarcó- donde hacemos un pre-ocupacional y la gente después que presenta todos los papeles entra a trabajar. Se da que la gente llega a la finca y pasan tres, cuatro o hasta cinco días, hasta que termina con los papeles”.

Puntualizó además “pagamos una ART que nos descuentan por kilo, pagamos los aportes previsionales por kilo, con lo que no nos conviene tener gente en negro. El hecho de tener gente en negro nos significa pagar más ganancias porque no tenemos declarado eso”.

Es conocido el problema que deben afrontar los productores y los obreros, cuando estos últimos son beneficiarios de planes sociales, debido a que si son registrados como trabajadores rurales pierden el beneficio social. Pese a que los funcionarios responsables sostienen lo contrario.

En relación con el trabajo infantil, el productor señaló que “la senadora sabe, nos alabó un montón de veces, con el tema del proyecto Porvenir. No sé por qué desconoce eso. No se qué le pasa”.

Berardi puso un especial acento al señalar que “no queremos ser parte de una interna política. Le pedimos que por favor no nos tome de rehenes, porque aquí estamos siendo rehenes de una interna. Nosotros no apoyamos a tal fracción del Justicialismo en contra de la otra. Únicamente apoyamos al proyecto que nos brinda mayores ingresos porque la situación está muy complicada y ella lo sabe”.

Acerca de la función que cumple el sector dentro de la cadena productiva, indicó que “los productores no somos un ente aislado que únicamente pensamos en nosotros. Sabemos que necesitamos de nuestros obreros, de la industria que fabrica el cigarrillo. Sabemos que gracias a la venta del cigarrillo se genera el fondo, que necesitamos de la cooperativa, de los dealers. Sabemos que es toda una cadena que se mueve, pero hoy el eslabón más débil de esta cadena somos nosotros”.

Luego recordó que “el precio del cigarrillo se incrementó notoriamente desde hace dos años a la fecha y el Fondo hace 17 años que nos se readecua”.

En relación con la actitud adoptada por la senadora a favor del proyecto del Ejecutivo, que incluyó veladas amenazas al sector, Berardi precisó que “lo que el estamos pidiendo de buena manera a ella y a su hermano, es que por favor nos ayuden a que esto se solucione”.

“Nosotros nunca hemos ido con amenazas, entonces nos extraña que ella nos amenace. Estamos extrañados de las amenazas de la senadora. Creemos que debe tener algún problema, sobre todo de mala información. Creo que está desinformada y por eso está reaccionando así”, agregó.

La situación del sector –subrayó- es preocupante. Los costos de producción se han triplicado y la readecuación del Fondo Especial del Tabaco sigue navegando entre las promesas y el doble discurso.

“Desgraciadamente el sector tabacalero muchas veces se manejó con la vieja fábula del lobo”, admitió Berardi, pero advirtió que “esta vez el lobo vino”. “Tenemos que hacer el reconocimiento que a veces hemos llorado sin necesidad. Hoy la situación es acuciante. Hemos tenido épocas que de 20 mil hectáreas que producíamos se bajó a 14 ó 15 mil”.

Otro de los puntos que resaltó el productor es el impacto que puede ocasionar en la economía de la región una disminución de la superficie cultivada. “Estamos en condiciones de asegurarle a la senadora y a todos los demás, que por cada hectárea pagamos más de 10 mil pesos de jornales en forma directa a los obreros”.

“Si hacemos el cálculo, por cada mil hectáreas que vayamos a disminuir, son 10 millones de pesos que no van a entrar en la economía ni de Perico, ni de Monterrico, ni de El Carmen ni de Palpalá”, previno.

Señaló también que “todo el mundo en Jujuy y en las provincias tabacaleras tendría que estar pensando que el mejor proyecto es el que más plata le acerque al productor, porque cuando el productor recibe plata, la invierte en el campo y la invierte en sus obreros”.

Dedicó un párrafo especial para dejar aclarado un punto que hace referencia a los hombres y mujeres del sector “nosotros no somos ni oligarcas, como nos han tratado en un momento, ni somos tan brutos. Dentro del sector tabacalero hay productores que son ingenieros, abogados, médicos y otros. Sabemos de lo que estamos hablando, no somos unos brutos que nos tenemos que quedar en el campo únicamente pensando en trabajar nada más. Pensamos en el campo y en nuestra comunidad”.

“El Fondo Especial del Tabaco es un impuesto que solamente lo paga el fumador. Entonces no sabemos, no entendemos, por qué se están negando a un aumento del precio del cigarrillo, cuando el aumento es mínimo. Son milésimas de centavos lo que va a aumentar, somos concientes que no va a afectar el consumo”, agregó.

Para finalizar Berardi dejó un interrogante “nos preguntamos el por qué de la resistencia de Fellner y de la industria, porque en la medida que el productor esté bien y gane plata, eso va a redundar en un tabaco de mejor calidad, que es en definitiva por lo que paga el fumador”.